Arturo Jauretche: “La letra que caló más profundo en el sentimiento nacionalista”

Casi rozando la genialidad encontramos la impronta tan singular que marcó a generaciones enteras de intelectuales y entendidos, que queriendo descifrar la letra de Don Arturo no pudieron sino resignarse a admirar el dominio y la avidez con que nuestro autor trataba los temas nacionales.

Con una soltura y holgura lograda mediante el acabado conocimiento que tenía de la realidad argentina, Jauretche penetraba en la actualidad poniéndose en la carne del pueblo que representaba y tocando de extremo a extremo los puntos neurálgicos donde nuestra sociedad quedaba expuesta bajo su análisis sarcástico, agudo y transgresor.

Como pocos logró la armónica combinación entre su talante político, su pensamiento analítico y su tenaz trabajo en la captación de lectores.

Sin proponérselo, desde su versatilidad inauguraba para nuestro país un vocabulario con nuevas palabras que creó con la sola finalidad de comprender de raíz las problemáticas sociales y mostrárselas a los argentinos para que se sintieran identificados y observados bajo la mirada asertiva con que dirimía las posibles soluciones.

Su cabal letra sólo fue posible luego de una vasta experiencia en el terreno de lo político, creador de un movimiento inspirado por la juventud, entendida ésta como la que hacía progresar al país y resurgir desde sus cimientos hacia lo nuevo y mejor; no encontró obstáculos para ejecutar sus pensamientos y llevarlos hacia el pueblo.

Su tendencia a lo humilde y a lo popular quedaba en evidencia cuando mostraba los inteligentes argumentos utilizados para describir en contraposición a las clases dominantes, comparación ésta que le mereció éxitos rotundos en cuanto ensayó claramente la marcada división existente en la sociedad que lo absorbía.

Por cierto que éste gran visionario avizoró como ningún otro la esencia política, social y económica que caracterizaba a nuestro país y no sólo que la sondeó y la entendió profundamente sino que también le dio el sello de su autoría, ya que la descripción de la realidad emergente actual puede fácilmente identificarse con las  reflejadas en sus obras.

Sus pensamientos, sus creaciones, sus acciones, todas ellas revisten la excelencia de la veracidad con que planteó el curso decisivo de sus lineamientos determinados por la valoración de la unidad nacional como base para la construcción de una sociedad más justa y más cercana con lo cotidiano.

Arturo Jauretche no marcó un tiempo de la realidad argentina sino que se tomó el trabajo de conocerla para darla a conocer luego, y ese tránsito apasionado lo recorrió con sus pies hasta su pluma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!