Avanza la reglamentación de la Ley sobre el Barrio 31

El Gobierno porteño informó que el dictamen que reglamenta la Ley 3.343, está en la parte final: “Es un paso fundamental para que los habitantes vivan mejor y paguen según sus posibilidades”.

En el año 2009 se sancionó la Ley 3.343 que establece la urbanización del Barrio 31. Esto tiene que ver con dos derechos fundamentales para los vecinos: el arraigo y la solución habitacional. Es otras palabras implica, tener una vivienda definitiva dentro del barrio.  El artículo 5 de la ley, ordena la creación de una Mesa Participativa para que confeccione un Dictamen que reglamente cómo deben garantizarse esos derechos.

La Mesa se reunió durante el año 2010 y  2011 y redactó un Dictamen que no consiguió fuerza de ley. Entonces, la Ciudad y el Barrio comenzaron el camino de redacción del Dictamen definitivo.

El año pasado se realizaron 40 encuentros y asambleas en el barrio y se entregaron 900 temarios del Dictamen para que todos participaran. En esas reuniones participaron vecinos, delegados, consejeros, cooperativas, y organizaciones sociales

En éste año sesionó una Mesa Técnica compuesta por miembros de ACIJ, CEAPI, UBA, Gino Germani, Consejeros del Barrio Carlos Mugica, Defensoría General, Defensoría del Pueblo, Asesoría Tutelar, Ministerio de Planeamiento Urbano, Secretaría de Integración Social y Urbana, Urbana Tevé, Mesa Participativa y Rotativa, y Mesa Histórica por la Urbanización.

Además hubo 26 instancias en todo el barrio convocadas por consejeros, delegados y vecinos, a través de las cuales se difundió el borrador del proyecto. A la vez, existieron 11 reuniones en el marco de la Mesa convocando al sector político del barrio, vecinos, y referentes de las mesas.

Presentar el Dictamen en la Legislatura trae beneficios  para toda la comunidad:

Los vecinos podrán tener una vivienda definitiva en el barrio: ya sea haciendo un mejoramiento en su vivienda o a través de una nueva. Todas las relocalizaciones se harán cuidando la solución habitacional definitiva, y garantizando una vivienda de acuerdo a la composición de cada familia.

Las familias tendrán su título de propiedad: el Gobierno se hará cargo del costo de dicho título y el Dictamen perfeccionará la situación de tenencia de los vecinos.

Las familias pagarán según sus ingresos: los pagos serán  en cuotas mensuales, fijas, en pesos y no podrán superar el 20% de los ingresos de la totalidad de la familia. También, se subsidiará a los que no puedan pagar.

El polígono pasará de tener 40 hectáreas a 72 hectáreas, para mejorar la necesidad de viviendas nuevas.

Todo el barrio accederá a los servicios básicos y el transporte público va a ingresar al barrio.

También, aumenta las vacantes para que todos puedan estudiar, y mejora el acceso a la salud ya que los tres nuevos centros de salud garantizarán atención, con horario de atención más amplios y más consultorios.