Ciudad: Emprendimientos inmobiliarios continúan en alza y preocupa a los vecinos

Proliferan los emprendimientos inmobiliarios. Peligran los espacios públicos y las construcciones antiguas emblemáticas de algunos barrios. El negocio detrás de las ventas de pozo.

Posiblemente los emprendimientos inmobiliarios den fe de una Ciudad que avanza a pasos agitados a la civilización moderna.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. Detrás de las modernas construcciones y los nuevos vecinos, existe un negocio millonario que arrasa con todo.

Algunos analistas sociales coinciden que a partir de los años 90 la Ciudad de Buenos Aires comenzó un progresivo crecimiento demográfico sin alterar sus más fiel arquitectura nacional.

Cada barrio, cada zona de la Ciudad de Buenos Aires era consideraba un pedazo d historia  dentro de la magnitud de la Ciudad. Boedo y sus viejos bares de tango, Recoleta y la antigüedad de sus edificios, Congreso y sus edificios estilo europeo.

En un primer momento, las inmobiliarias intentaban tratar cuidadosamente los espacios representativos de los barrios. Hoy parece ya no importarles.

Quizás debido al crecimiento de las urbes, el descontrol comenzó a apropiarse de las inmobiliarias que están dispuestos a todo para conseguir un espacio dentro de la Capital Porteña para la construcción de majestuosos edificios modernos. La intención no es modernizar Buenos Aires, la intención es el negocio millonario de la venta de dichos departamentos a grandes empresas extranjeras.

A medida que las cotizaciones de bolsa crecen los nuevos edificios aumentan su valor. Los vecinos de clase media, se sienten en la obligación de incluso despojarse de sus moviliarios tentados por los altos costos y las promesas de una vida más tranquila lejos de la gran metrópolis.

Así ,podríamos suponer que la clase media comienza a hacerse a un lado, si no entra en el juego de la escala desmedida de los valores inmobiliarios.

Consultadas algunas empresas inmobiliarias al respecto, respondieron que los barrios más dinamitados por la fiebre constructora fueron las zonas de Caballito, Flores y Floresta donde en vez de construir se destruyen parte de lo más representativo del barrio.

Puerto madero es uno de los espacios públicos donde se privatizaron 170 hectáreas pertenecientes a la Ciudad.

En el millonario mercado inmobiliario tiene mayor valor una propiedad moderna en fachada que un edificio simbólico del lugar.

El negociado tiene como estrategia apoderase de la mayor cantidad de edificios antiguos para demolerlos y poder comercializar sus espacios a elevados precios millonarios.
Con el sistema venta de pozo, ofrecen supuestas facilidades de pago, por departamentos de un ambiente con precios elevadísimos.

Sin lugar a dudas quienes mayor consumen el negocio son los inversionistas y no precisamente los porteños de clase media.