Comuna 5

Barrios: Almagro y Boedo


Sede Comunal 5 (Ex CGPC): Carlos Calvo 3307

Teléfonos: 4931-6699 / 4932-5471


Estos son los Trámites y Servicios que te ofrece la Sede Comunal:

  • Información General y Derivación a Servicios: 7.30 a 19 hs
  • Atención Ciudadana: Lunes a viernes de 9 a 18 hs.
  • Rentas: Lunes a viernes de 9.30 a 15.30 hs.
  • Mediación Comunitaria: Lunes a viernes de 9 a 16 hs. Audiencias: Martes y jueves de 9 a 13 hs.
  • Defensa al Consumidor: Lunes a viernes de 9 a 15 hs.
  • Dirección General de Política de Prevención del Delito: Lunes a viernes de 9 a 15 hs.
  • Asesoramiento jurídico gratuito y patrocinio: Viernes de 9 a 14 hs.
  • Oficina de intermediación Laboral (OIL): Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Tesorería: Lunes a viernes de 8.30 a 15.30 hs.
  • Inscripción de Nacimiento: Lunes a viernes de 9.30 a 14.30 hs.
  • Registro Civil: Lunes a viernes de 9.30 a 14.30 hs.
  • Centro de Documentación Rápida (CDR): Lunes a viernes de 7.30 a 19 hs
  • Infracciones: Lunes a viernes de 8.30 a 14 hs.
  • Controladores de Faltas: Lunes a viernes 8.30 a 13.30 hs.
  • Licencia de conducir: Lunes a viernes de 8.30 a 14.30 hs.
  • Charla de Seguridad Vial para la renovación de Licencia de conducir: Lunes a viernes 8.30 hs.
  • Registro Civil: Lunes a viernes de 9.30 a 14.30 hs.
  • Inscripción de Eco Bici: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Solicitud y entrega de tarjetas En Todo Estás Vos: Lunes a viernes 9 a 16 hs.

ALMAGRO

Día del barrio: 28 de Septiembre

Límites: Río de Janeiro, Avenida Rivadavia, Avenida La Plata, Avenida Independencia, Sánchez de Loria, Sánchez de Bustamante, prolongación virtual de Sánchez de Bustamante (puente peatonal), Sánchez de Bustamante, Avenida Díaz Vélez, Gallo, Avenida Córdoba, Avenida Estado de Israel, Avenida Ángel Gallardo.

Historia: El texto que se encuentra entrecomillado, es de autoría del Dr. Carlos Manuel Trueba, representante de la Junta de Estudios Históricos del barrio de Almagro. El mismo se encontraba en los folletos que se distribuyó a los asistentes al acto de reemplazamiento del barrio de Almagro, el día 30 de marzo de 2006. “Cuando en 1834 el Gobierno de Rosas dispuso abrir un camino recto por el centro de la que fuera la quinta de don Carlos Dos Santos Valente, comenzaba a gestarse lo que hoy se conoce como el barrio de Almagro. El nombrado Valente, rico comerciante de origen portugués era propietario, entre otros muchos bienes, de un quinta ubicada entre las actuales Virrey Liniers, Billinghurst, Avenidas Díaz Vélez, Medrano, Castro Barros e Hipólito Yrigoyen. Esa quinta fue adquirida en 1809 por Juan Bautista Ferreyra habiendo sido embargada tiempo después (1812) quedando como depositario Miguel Marín, vecino de la zona. Al abrirse dicho camino recto, que venía a reemplazar lo que en ese tiempo era el Camino Real de Oeste, cuyo recorrido en esta parte de la ciudad era la actual Avda. Hipólito Yrigoyen (obsérvese que esta arteria describe un arco entre las actuales Esparza y la Avda. la Plata donde tiene el ancho de una avenida), quedó definitivamente trazada la Avda. Rivadavia. Como consecuencia de la apertura de ese camino la mencionada quinta quedó dividida en dos partes; la parte sur fue adquirida el 29 de agosto de 1838 por Miguel Angel Rodríquez, en tanto que la norte la adquirió el 28 de septiembre de 1839 Julián de Almagro.

La presencia de Julián de Almagro, rico comerciante, hizo que la zona fuera conociéndose con ese nombre, tal como por ejemplo la “Quinta de Almagro”, nombre que se generaliza aún más cuando una de las estaciones del Ferrocarril del Oeste, inaugurado el 29 de agosto de 1857, cuyo recorrido era desde la Estación del Parque (hoy el Teatro Colón) hasta La Floresta, se llamó precisamente “Almagro” en agradecimiento por la donación que hizo Julián de Almagro de los terrenos para la instalación de esa parada en las inmediaciones de las actuales Avda. Medrano y Angel Peluffo.

El incesante incremento de la población de Buenos Aires y de sus vecindades, motivado por la generosa inmigración que se instaló en el país a partir de mediados del Siglo XIX, creó la necesidad de subdividir en parcelas de menor extensión las quintas que se encontraban instaladas en las afueras del centro de Buenos Aires, lo cual creó la necesidad de abrir nuevas calles y avenidas, de instalar establecimientos educativos y religiosos para la atención de la comunidad. El comercio y la industria tuvieron un importante crecimiento, todo lo cual se evidenció con gran fuerza en lo que hoy se conoce como el barrio de Almagro. La escuela pública, producto de la sabia Ley 1420, las congregaciones religiosas que cumplieron no solamente con su misión pastoral sino que desarrollaron una amplia gestión al servicio de la educación, fueron diseñando un modelo barrial de cuyos resultados es beneficiaria la sociedad actual.

En el año 1968 la autoridad municipal, respetando en lo posible la realidad de ese tiempo, dividió la ciudad de barrios, siendo Almagro uno de ellos. Sus límites son: por el este Gallo, Díaz Vélez, Sánchez de Bustamante y Sánchez de Loria; por el sur la Avda. Independencia, por el Oeste las Avdas. La Plata y Rivadavia y Río de Janeiro y por Norte las Avdas. Angel Gallardo, Estado de Israel y Córdoba. La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, por iniciativa de la Junta de Estudios Históricos de Almagro, instituyó el 28 de septiembre como “DÍA DEL BARRIO DE ALMAGRO” por ser en esa fecha del año 1839 que Julián de Almagro compró la parte norte de la quinta que fuera de Carlos Dos Santos Valente.”  La familia Almagro, en el año 1839, construyen una quinta ubicada en la esquina de Rivadavia y Medrano donde se encuentra hoy en día “Las Violetas”, una de las más distinguidas confiterías.

Sus quintas fueron famosas, de familias pudientes que vivían allí o pasaban una temporada de descanso, gozando de árboles frutales, huertas, animales del corral y grandes espacios verdes. En la esquina de Hipólito Yrigoyen y Virrey Liniers estaba la casa de Santiago de Liniers y Bremond. Otra casa histórica fue la llamada “Casa de Cuitiño” caudillo rosista muy conocido por sus fechorías que fue fusilado en 1853. La casa estaba en Independencia 3549.  La desaparecida estación Almagro, rodeada entonces por los tambos y los almacenes que con sus infaltables frontones de pelota vasca, caracterizaban al lugar. Luego del ferrocarril, impulsor notable del desarrollo del barrio, llegó el tranvía rural de los Lacroze, cuya estación se encontraba en la intersección de las actuales Corrientes y Medrano, desde donde partía con destino a la Chacarita. Al principio Almagro estuvo poblada por vascos y luego por italianos. Fueron famosos los conventillos del lugar, como “La Cueva Negra”, habitada por gente de color; el de “María la Lunga” en Castro Barros 433 y otros donde se armaban riñas importantes entre los vecinos. Funcionó un matadero que estaba instalado en las calles Río de Janeiro, Cangallo y Lambaré, también una grasería y un criadero de cerdos. El loteo más importante de solares se realizó a mediados de 1870, cuando la firma Rodríguez, Larrosa y Cía., efectuó trabajos de parcelamiento y realizó así las primeras ventas.

Emblema del barrio de Almagro. Su historia.

Este texto es de autoría del Dr. Carlos Manuel Trueba, representante de la Junta de Estudios Históricos del barrio de Almagro a quien quien agradezco que lo haya compartido conmigo. El Dr. Trueba fue partícipe del acto de reemplazamiento del barrio de Almagro, el día 30 de marzo de 2006, donde explicó a todos los presentes los detalles del emblema barrial. “Por iniciativa de la Dirección General de Sistemas de Participación e Instituciones Intermedias de la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, hoy Gobierno de la Ciudad Autómoma de Buenos Aires, se organizaron, en los distintos barrios de la ciudad, concursos públicos para que cada uno tuviera su emblema.

Para llevar adelante dicha iniciativa, en 1991 la Directora de ese Organismo, Sra. Irma Rizzuti, encomendó dicha tarea a la Sra. Martha Rodriguez, funcionaria de la mencionada Dirección, quien se acercó al barrio para proponer la formación de un grupo de personas destacadas en el arte, la historia, la religión, entre otras disciplinas, cuyo propósito era integrar la JUNTA PROMOTORA PARA LA CREACIÓN DEL EMBLEMA DEL BARRIO DE ALMAGRO. Se convocaron para ello a diversas instituciones intermedias de Almagro y fue así que se hicieron eco de ese llamado la Parroquia de Itatí, la Iglesia Evangélica Metodista, el Rotary Club de Almagro, el Centro Navarro, la Cámara Comercial de Almagro, la Cooperadora del Hospital Durand, el Club Almagro, la Escuela Manuel Solá, el Colegio Nacional San Martín, la Junta de Estudios Históricos de Almagro y el Centro Cultural Cumbre. La Junta Promotora fijó su sede en el mencionado Club Almagro que generosamente cedió un lugar para deliberar.

Uno de los objetivos de la recién creada Junta fue, siguiendo las previsiones del Reglamento dictado al efecto por esa Municipalidad, designar a los miembros del Jurado que intervendría en el juzgamiento de las obras que se presentaran. Los señores Enrique Horacio Puccia, Juan Carlos Ferraro, Angel Imaz y Alfredo Brañeiro y el Pastor Sabanes, fueron sus integrantes. . Presentaron proyectos Amado Armas, Lautaro Fernández, Jorge Sánchez y Rodolfo Antonio Paz. El 18 de septiembre de 1991 el Jurado eligió el proyecto que a su juicio era el que representaba mejor al barrio.

El proyecto presentado por el Sr. Amado Armas fue el elegido unánimemente por el Jurado quedando, en consecuencia, luego de su aprobación final por la autoridad municipal, como emblema del barrio de Almagro.

El Sr. Armas, conocido escultor y poeta, exalumno salesiano autor, entre otras muchas obras, del conjunto escultórico ubicado en la esquina S.O. de Don Bosco y Yapeyú que representa de pie a Don Bosco ilustrado con mayólicas que aluden a la vida y obra del santo, explica en el informe agregado a su proyecto el significado de su obra. El emblema representa la cultura y la espiritualidad, características del barrio, cuando reproduce la Basílica de María Auxiliadora y San Carlos, sede de la Parroquia de San Carlos, que se levanta sobre la figura de un libro abierto; el fútbol y el box, actividades deportivas importantes en el barrio, se encuentran representados por una pelota y un guante, en tanto que la guitarra, expresión cultural que distingue a Almagro, da cuenta de la presencia en el barrio de auténticos cultores de la música y canciones ciudadanas. Una de ellas fue el tango “Almagro” de Vicente San Lorenzo y A. Timarni, interpretado magistralmente por Carlos Gardel quien, en su niñez estudió en el Colegio Pío IX, ubicado en Yapeyú e Hipólito Yrigoyen. Por último el ramo de violetas evoca a la tradicional esquina de Rivadavia y Medrano donde funciona, para felicidad de los vecinos del barrio y de la ciudad toda, la Confitería “Las Violetas”.

El emblema fue descubierto el 28 de septiembre de 1992, “Día del Barrio de Almagro”, permaneciendo por algún tiempo en la esquina S.O. de la Plaza Almagro. El 30 de marzo de 2006 se lo colocará nuevamente en esa misma plaza en la esquina N.O. (Sarmiento y Jerónimo Salguero).


BOEDO

Día del barrio: 25 de Julio

Límites: Sánchez de Loria, Carlos Calvo, Sánchez de Loria, Avenida Caseros, Avenida La Plata, Avenida Independencia.

Historia: En un principio compartía el territorio con sus vecinos de Almagro, San Cristóbal y Parque de los Patricios y  las antiguas parroquias de San Carlos o San Cristóbal. Boedo es el único caso en que un barrio de la ciudad toma el nombre de la calle que lo caracteriza. La Av. Boedo fue designada como tal en el año 1882, en homenaje al Dr. Mariano Joaquín Boedo, brillante jurisconsulto salteño nacido el 25 de julio de 1782 que fue diputado por Salta y uno de los signatarios del Acta de la Independencia Nacional. Dedicó su vida a la causa de la independencia, desempeñando importantes funciones que culminan con su nombramiento como Vicepresidente del Congreso de Tucumán, jurando como tal la Declaración de la Independencia. En 1817 se lo elige presidente, falleciendo en la Cdad. de Bs. As. en abril de 1819, a la edad de 37 años. El territorio que hoy corresponde a Boedo fue en su origen ocupado por hornos de ladrillos, tambos, molinos panaderos, algunas pulperías y almacenes y, a principios del siglo, aparecen los cafetines con tango… mucho tango y presencia de malevos y poetas.

error: Content is protected !!