Comuna 7

Barrios: Flores y Parque Chacabuco


Sede Comunal 7 (Ex CGPC): Av. Rivadavia 7202

Teléfonos: 4637-2355/ 4145/ 6902 / 4613-1530


Estos son los trámites y servicios que te ofrece la Sede Comunal – Av. Rivadavia 7202:

  • Informes y Orientación: Lunes a viernes de 8 a 19 hs.
  • Atención Ciudadana: Lunes a viernes de 8 a 19 hs.
  • Registro Nacional de Reincidencia: Lunes a viernes de 10 a 14.30 hs.
  • Rentas: Lunes a viernes de 8.30 a 18 hs.
  • Tesorería: Lunes a viernes de de 8 a 19.30 hs.
  • Registro Civil: Lunes a viernes de 9.30 a 14.30 hs.
  • Defensa al Consumidor: Lunes a viernes de 9 a 15 hs.
  • Oficina de Intermediación Comunal: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Prevención del Delito: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Administración de Infracciones: Lunes a viernes de 8 a 19.30 hs.
  • Control de Faltas: Lunes a viernes de 9 a 19 hs.
  • Dirección de Gestión Urbanística: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Programa Proteger: Lunes a viernes de 9 a 15 hs.
  • Mediación Comunitaria: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Dirección General de la Mujer: Lunes, miércoles y viernes de 9.30 a 15.30 hs.
  • **Asesoramiento jurídico gratuito y patrocinio: Jueves de 9 a 14 hs.
  • Dirección de Participación Ciudadana: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Adultos 2000: Lunes a viernes de 9 a 19 hs.
  • Eco Bici: Lunes a viernes de 10 a 18 hs.
  • Tarjeta Vos: Lunes a viernes 10 a 18 hs.

Estos son los trámites y servicios que te ofrece la Subsede Comunal 7 – Emilio Mitre 956:

  • Infracciones: Lunes a viernes de 9 a 15 hs.
  • Atención Ciudadana: Lunes a viernes de 9 a 16 hs.
  • Rentas: Lunes a viernes de 9 a 15 hs.
  • Controladores Lunes a viernes de 9 a 15 hs. y con turnos hasta las 14.30.

Estos son los servicios que te ofrece la Comuna fuera de la sede:

  • Servicio Social: Lunes a viernes de 9 a 16 hs. Yerbal 2247.
  • Curso de Educación Vial: Lunes a viernes 18 y 19 hs. en el ACA, Rivadavia 7530.

FLORES

Día del barrio: 31 de Mayo

Límites: Portela, Cuenca, Avenida Gaona, Teniente General Donato Álvarez, Curapaligüe, Avenida Directorio, Avenida Carabobo, carril noreste de la Avenida Carabobo(entre Saraza y Av. Eva Perón), Avenida Carabobo, Avenida Castañares, Curapaligüe, Presidente Camilo Torres y Tenorio, Avenida Riestra, Agustín de Vedia, carril sureste de la Avenida Gral. F. Fernández de la Cruz, carril noreste dela Avenida Varela, Perito Moreno, carril noroeste de Castañares, Lacarra, línea media de la autopista Teniente Gral. L. Dellepiane.

Historia: Su nombre, San José de Flores, es compuesto. El primero, San José, corresponde al patrono elegido para velar por la primera capilla del lugar; el segundo, es el apellido de Juan Diego Flores, quien invirtió gran parte de su cuantiosa fortuna en tierras que luego formarían el barrio.

Fue muy famoso por sus quintas enormes, generalmente usadas en temporada estival, pero sobre todo por la personalidad de sus ocupantes, así pues, el mismo Juan Manuel de Rosas tenía su establecimiento de campo cerca de Flores, además era asiduo visitante de la quinta de los Terrero, socio, compadre y a veces, su apoderado judicial. La quinta de Terrero estaba ubicada en lo que actualmente es la Av. Rivadavia 6440. Se hacían allí grandes fiestas y reuniones políticas. Es en el portón de esa quinta dónde Manuelita Rosas despidió a su Máximo, cuando éste partía a la batalla de Caseros, como ayudante de su padre, ocasión en que le obsequió su pañuelo, bordado por ella misma y que hoy se conserva en el Museo.

El Gral. Urquiza instaló en el barrio su casa quinta después de Caseros, a la que llamó Palacio San José.

Se ubicaba entre la calle de la Federación (hoy Av. Rivadavia) y Carabobo. En esa casa fue donde Urquiza, promulgó la Ley Fundamental y la mandó imprimir. Allí se juró y comunicó a todo el país. En ese mismo lugar se firmó el Pacto de Unidad Nacional en noviembre de 1859, en el que se reintegra la provincia de Buenos Aires a la Confederación.

Se podrían enumerar cientos de quintas de personajes importantes, pero vamos a limitarnos por ahora solamente a la del inglés Eduardo Mulhall, llamada “Lambaré”, en homenaje al cacique del mismo nombre.

Dicen que su dueño era un personaje muy querido y elegante, vestido siempre de levita y portando galera de copa gris, de tan buenos modales que lo llamaban “el inglés bueno”. Sus jardines eran especialmente reconfortantes por el perfume de los eucaliptos, y pinos que actuaban como un sedante que invitaba a la meditación, Entre otros, fue muy visitada por su vecino, el Gral. Roca, quien gozaba de los jardines y de la compañía del inglés, matizando sus encuentros con el juego de ajedrez.

En la iglesia del lugar se realizaron los funerales de Manuel Dorrego y en la plaza del pueblo se fusilaban, en pelotones, a los opositores de Rosas. En 1857 se inauguró la primera línea de ferrocarril que iba desde la actual Plaza Lavalle hasta La Floresta.

Hay una comunidad judía muy grande que, venidos desde Damasco y Alepo, se insertaron en Flores de una manera distinta a la de otros lugares. Han crecido, y se han desarrollado y no han querido emigrar. Se han aquerenciado y las nuevas generaciones aún siguen afincadas en el lugar, especialmente en la calle Avellaneda entre Nazca y Campana y sus adyacencias.

Los armenios también se establecieron fuertemente en el sur de Flores, construyendo un barrio de 200 casas. Se dedicaron al calzado y a la construcción, compitiendo con los italianos que eran famosos en el ramo.

También se los conoció como “tacheros” por su habilidad para arreglar ollas, palanganas y otros objetos metálicos por el estilo.

Hablando de las distintas comunidades, no se puede dejar de mencionar a la vasca, tan ruidosa como pintoresca. Agrupados cerca de la estación, esperaban los tachos de leche para repartirla a caballo, con sus boinas negras, sus clásicas alpargatas y sus anchos pantalones ceñidos en el tobillo sostenidos por la ancha faja en la cintura. Eran típicos frecuentadores de pulperías y boliches. Así fueron creciendo esos locales con nombres que luego jamás se olvidarían, como la del Vasco Milonga, la del Colorado, la de la Vasca. Muy famosa fue La Paloma, de Culpina y Alberdi, donde se inspiraron payadores y poetas nuevos sinónimos de bravura y de guapeza. Es allí donde Enrique Cadícamo escribió su tango.

“Compadrón” que se iniciaba con la famosa cuarteta:
“Compadrito a la violeta
si te viera Juan Malevo
que calor te haría pasar…”.


PARQUE CHACABUCO

Día del barrio: 15 de Mayo

Límites: Avenida La Plata, Avenida Cobo, Del Barco Centenera, Avenida Riestra, Pte. Camilo Torres y Tenorio, Curapaligüe, Avenida Castañares, Avenida Carabobo, carril noreste de la Avenida Carabobo (entre Avenida Castañares y Avenida Eva Perón), Avenida Directorio.

Historia:  El barrio se formó alrededor de una Fábrica Nacional de Pólvora, por eso fue llamado por muchos vecinos “el polvorín de Flores”. Esta fábrica ocupaba la parte sur del parque pero, en 1898, una gran explosión que conmovió la ciudad la hizo desaparecer. Así pues la Municipalidad cedió esos terrenos que forman hoy el Parque Chacabuco. Empezaron a rodearlo quintas y terrenos baldíos. Hasta 1920, el Parque estaba todo cerrado con alambres cubiertos de ligustrina. En Asamblea y Emilio Mitre había un gran portón que se abría todos los días para que pasara la gente. En el medio del Parque había un tambo donde se vendía leche recién ordeñada. De tipo muy campesino eran muy pintorescos los vendedores ambulantes, como el vendedor de pavos, que los llevaba caminando, por la calle, ordenándolos con una varilla; el barquillero, que atraía la atención de todos haciendo sonar su triángulo y, bajo la expectativa de la ruleta, otorgaba la cantidad de acuerdo al número acertado; los maniceros, con su chimenea; los organitos con las cotorras de la suerte y las ferias francas o municipales, que se extendían sobre dos o tres cuadras con puestos abiertos donde se ofrecía todo tipo de mercaderías alimenticias que fueron oficializadas por el intendente Joaquín S. De Anchorena en 1910.

error: Content is protected !!