Condenaron a un médico por abusar de una enfermera

El juez Jorge Tassara dio por acreditado que existió abuso sexual, con tocamientos vaginales y en los senos de la víctima. El condenado es un teniente y los hechos ocurrieron en el interior del Hospital Aeronáutico.

Un médico fue condenado a un año de prisión en suspenso, al ser hallado culpable del delito de abuso sexual de una enfermera, en un fallo que estuvo fundamentado en la relación de “poder asimétrica”, basada en cuestiones de género, la profesión y el rango militar que ostenta el imputado, ya que se trató de un teniente y los hechos ocurrieron en el interior del Hospital Aeronáutico del barrio porteño de Nueva Pompeya.

La sentencia fue aplicada por el Tribunal Oral Criminal Federal Nro. 2 y recayó sobre este profesional, cuya identidad no trascendió, a los efectos de preservar a la víctima, que padeció estos hechos durante dos años y con la intervención en el debate del fiscal general Miguel Angel Osorio, con la asistencia de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia Contra las Mujeres (UFEM) a cargo de Mariela Labozzetta.

La mujer se desempeñaba como cabo enfermera en el Hospital Aeronáutico Central, donde el imputado detentaba el cargo de teniente médico y parte de la prueba producida en el debate giró en torno a la relación de poder asimétrica basada en el género, la profesión y el rango militar entre la damnificada y el imputado.

De acuerdo a lo consignado por el sitio Fiscales.gob.ar, el juez Jorge Tassara dio por acreditado que existió abuso sexual, con tocamientos vaginales y en los senos de la víctima.

Para el magistrado, la falta de respuesta por parte de las autoridades militares, las veces que tuvo que relatar los hechos padecidos, la ausencia de sanciones disciplinarias y las consecuencias negativas para la carrera profesional de la damnificada, permiten sostener que además de los hechos de violencia sexual, fue revictimizada en el ámbito castrense.

El testimonio brindado por la enfermera (que contó con el acompañamiento cargo de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas) da cuenta de las amenazas y del acoso que sufrió entre 2010 y 2012 y como consecuencia de ello, se vio obligada a pedir el traslado de su lugar de trabajo y luego solicitar la baja ante el requerimiento de la superioridad de asistir a maniobras de vuelo junto con su agresor.

Por su parte, el fiscal general Osorio advirtió que, de conformidad con los estándares nacionales e internacionales en la materia, se debe valorar el testimonio de la víctima con perspectiva de género, a fin de erradicar prácticas revictimizantes y estereotipantes contra las mujeres que acuden al sistema de justicia. El tribunal hizo lugar a lo planteado y afirmó que no puede obviarse que los instrumentos internacionales, como la Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belem do Pará) y la Convención Internacional para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).