Creció la mortalidad infantil en la Ciudad

El año pasado murieron 36 bebes más que en 2015 en la ciudad, lo que se traduce en un aumento de la mortalidad infantil respecto del que fue el valor histórico más bajo de ese indicador porteño en más de una década.

En 2015, la mortalidad infantil alcanzó su menor valor histórico: ese año fallecieron seis menores de un año por cada 1000 que nacieron con vida. Es decir, un total de 246 bebes, comparado con 337 decesos en 2014, cuando la tasa anual se marcó en 7,9 por cada 1000 nacidos vivos.

La mortalidad infantil es un indicador muy importante en salud pública porque describe aspectos de la salud de la madre y el niño que son muy sensibles. Más allá de los números, este indicador está descendiendo desde 2011: se mantiene por debajo de 8/1000 desde hace mucho tiempo y ahora, en este trienio, es de 7/1000, lo que significa que estamos por debajo del trienio anterior“, explicó Ana Bou Pérez, ministra de Salud de la ciudad.

error: Content is protected !!