El Ente Único Regulador en su función de protección de los consumidores

:: Por Cintia Neves ::

 

El Ente Único Regulador de Servicios Públicos, creado por el Artículo 138 de la Constitución de la Ciudad e instituido en el ámbito del Poder Ejecutivo, es una persona jurídica, autárquica, con independencia funcional y legitimación procesal.

Este organismo tiene como base fundamental la defensa y protección de los derechos de los usuarios y consumidores, y del medio ambiente, y debe velar por la observancia de las leyes que se dicten en consecuencia, ya que éste inicialmente fue el objetivo último de los estatuyentes al crear esta institución en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Entre sus funciones u objetivos, debe promover mecanismos de protección de usuarios y consumidores de servicios públicos, otorgando operatividad al artículo 46 de nuestra Constitución Nacional al garantizar la defensa de los consumidores en su relación de consumo contra la distorsión de los mercados y el control de monopolios.

Mediante la Ley 210 se le brindó la operatividad a la institución y se definió su objetivo, funciones y conformación.

Entre alguna de las funciones más destacadas que realiza se encuentran la de verificar el correcto cumplimiento de las leyes o normas reglamentarias de los servicios sometidos a su jurisdicción, controlar el cumplimiento de los contratos de concesión, licencias, permisos, autorizaciones y habilitaciones, crear un sistema de información que permita evaluar en forma estadística el desempeño de los prestadores de los servicios que controla, velar por la protección del ambiente, la seguridad, la higiene y salubridad de instalaciones, vehículos y demás servicios, recibir y tramitar las quejas y reclamos que efectúen los usuarios en sede Administrativa a fin de resolver el conflicto planteado por el prestador entre tantas otras funciones.

De un análisis general que puede realizarse es sumamente necesario que éste organismo sea jerarquizado institucionalmente asegurándole un presupuesto que sea acorde con las fundamentales funciones que realiza, y a su vez, otro punto esencial es la difusión de las funciones que desarrolla, y esto debe procurarse por todos los medios de comunicación, ya que gran cantidad de ciudadanos desconocen la existencia, las funciones y la manera de reclamar ante el Ente Regulador, no obstante la información Pública que puede encontrarse en internet, no se toma verdadera conciencia de la herramienta fundamental que todos los consumidores tenemos a nuestro alcance, mediante los reclamos que pueden efectuarse ante este organismo.

Es necesario formar a la población para que adquiera el hábito de defender sus derechos y para que sepan cómo acceder a lograr tal fin.

Los derechos que todos tenemos como consumidores son prioritarios e irrenunciables, hagámoslos valer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!