El Subte será gratis si las instalaciones no funcionan

La Justicia porteña  dispuso que los usuarios no abonen la tarifa si las instalaciones mecánicas no funcionan, y declaró incumplida la medida cautelar que dispuso la Cámara de Apelaciones.

El titular del juzgado N° 2 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Andrés Gallardo, declaró incumplida la medida cautelar resuelta por la Cámara de Apelaciones en lo referido al “regular funcionamiento de los ascensores y escaleras mecánicas” y estableció que todo usuario del subte que  observe que alguna de las instalaciones mecánicas (escaleras mecánicas, ascensores y/o salvaescaleras) no se encuentren en funcionamiento, estará exento de abonar la tarifa correspondiente.

Asimismo, dispuso que ante tal situación Metrovías SA deberá arbitrar las medidas necesarias para que en la estación que se trate no se cobre a los usuarios mientras continúen los impedimentos. En el supuesto de que el usuario verifique al ingresar a la estación tal situación, podrá acercarse a la boletería y los empleados de Metrovías SA deberán arbitrar los medios necesarios para reintegrarle el importe en la tarjeta SUBE.

La sentencia recordó que, aún luego de que el pasado 13 de agosto de 2018, la Cámara resolviera cautelarmente, entre otros puntos, que “Metrovías SA acredite en el plazo de diez días, ante el juez de grado el regular funcionamiento de los ascensores y escaleras mecánicas”, en la última inspección, con fecha, 7 de febrero de 2019, se verificaron 51 medios de accesibilidad sin operatividad.

“Tal es el marco involutivo en que nos encontramos. Pareciera que pese a haber transcurrido más de dos años del inicio de la causa, las decisiones jurisdiccionales, las sanciones conminatorias, las necesidades de los usuarios, y las obligaciones contractualmente asumidas por el operador del servicio de transporte, Metrovías SA resultaría desinteresada en asegurar un eficaz funcionamiento de los ascensores y de las escaleras mecánicas instaladas en las estaciones de subterráneo”, dijo el juez.

Señaló que de parte de Metrovías SA “pareciera no existir una real intención de mejorar progresivamente la situación descripta”, ya que “con el correr de los meses en nada se ha mejorado y las deficiencias persisten”. “Por otra parte, una vez más resulta necesario recordar que lo que aquí se busca no es satisfacer un capricho jurisdiccional, sino la efectiva utilización del servicio de transporte subterráneo por parte de los usuarios, actuales y eventuales, particularmente por parte de aquéllos que padecen o podrían padecer discapacidades motrices o movilidad reducida”, aclaró el magistrado.

El fallo afirmó que la decisión “alcanzará a todo usuario sin distingo en sus capacidades motrices”. “Pues por un lado si bien puede considerarse que los medios mecánicos de accesibilidad son de uso prioritario de aquéllos mermados en su desplazamiento, no es exclusivo”, explicó. “Así podrá pensarse en personas que se vean afectadas por una enfermedad permanente o transitoria, ancianas y ancianos, personas que se trasladen con niños, sujetos con lesiones temporáneas, etc.”, sentenció.

El juez ordenó además tanto a Metrovías SA, como a SBASE difundir lo resuelto, para lo cual deberán fijar en cada boletería el aviso y publicarlo por el plazo de tres días, a partir del 18/02/2019, en los diarios Clarín, La Nación y Página 12, bajo apercibimiento de embargo y de ejecución forzada.

El juez se pronunció respecto a las deficiencias en los accesos para discapacitados, ya en otras oportunidades; en octubre de 2018 le impuso una millonaria multa a la misma empresa de transporte.