Encuentro por la paz en la sede del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad

El encuentro fue pactado con la finalidad de intercambiar experiencias relacionadas al área del deporte, la seguridad y el desarrollo de proyectos educativos para evitar la violencia y discriminación en el fútbol.

La apertura la inició Juan Pablo Sassano quien explicó los límites del Programa Tribuna Segura y los resultados que arrojó la implementación. A la vez, la presentación se complementó con los aportes del Comisionado Mayor Marot quien brindó detalles técnicos en referencia a la seguridad deportiva que se ejecutan en la Ciudad

Asimismo,  se hizo una presentación del proyecto “Eduquemos con Fútbol” que implementó el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, que consiste en tratar con todas las divisiones juveniles de los diferentes equipos, la problemática de la violencia que existe en el fútbol. Se intenta que el fútbol sea en realidad un distintivo de paz y unión entre los distintos rivales ocasionales.

 La ONG NET es una entidad que se relaciona con la creación de redes, y con el desarrollo de programas en el ámbito educativo y deportivo para que se pueda presentar los propios proyectos educativos y a la vez, los realizados en forma conjunta con el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad.

Cuando tomó la palabra el Barak Ben-Yaacov contó acerca del barrio de Katamon que se encuentra ubicado en Jerusalén en donde conviven judíos, musulmanes y cristianos. Este club es el primero en la historia deportiva de Israel en haberse transformado en una cooperativa. en donde los asociados votan a sus dirigentes y toman en conjunto decisiones junto a ellos.

El invitado dijo: “la institución acciona en pro de los principios de igualdad, la lucha contra la discriminación y xenofobia, la lucha contra la homofobia, brega por la coexistencia pacífica entre todos los habitantes del Estado de Israel y el respeto por las minorías”. Además agregó: “esta institución es la primera en incorporar el fútbol femenino en su país. El club cuenta con varios voluntarios que realizan tareas sociales y educativas vinculadas a los principios que sostiene el club en los barrios de la ciudad de Jerusalén llegando a miles de niños y familias”.