Habrá Ácido fólico gratis para embarazadas en la Ciudad

Se aprobó en la Legislatura un proyecto de Ley, presentado por los legisladores María Rosa Muiños y Claudio Heredia del Bloque Peronista, para entregar  gratuitamente ácido fólico a embarazadas en la CABA.

Por iniciativa de los diputados María Rosa Muiños y Claudio Heredia (BP) y con despacho de las comisiones de Salud y de Presupuesto, la Legislatura aprobó éste jueves una ley que obliga la provisión gratuita de suplementos de ácido fólico a las embarazadas en todas las dependencias sanitarias estatales de la Ciudad.

La vitamina B9 colabora en el crecimiento de los tejidos y en el trabajo celular; junto con la B9 y la C trabaja para descomponer, utilizar y crear nuevas proteínas. A la vez, es formadora de glóbulos rojos, por lo cual previene la anemia; y esencial para producir el ADN que transporta la información genética. Por éstas razones, se considera al ácido fólico como imprescindible para el desarrollo prenatal.

La ley garantiza “la provisión gratuita de suplementos de ácido fólico o la medicación que a futuro lo reemplace, a las mujeres en edad de procrear en búsqueda de un embarazo que asistan a consultas gineco-obstétricas y preconcepcionales, embarazadas y presuntas embarazadas hasta cumplidas las catorce (14) semanas de amenorrea”.

También establece que se deben “diseñar campañas de concientización acerca de la importancia de la ingesta de ácido fólico en las etapas pre y durante la gestación, para la prevención de malformaciones del tubo neural, prevención de anemias y otros beneficios para la salud”.

“La provisión gratuita es obligatoria en todos los efectores del Sistema de Salud Pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La autoridad de aplicación será el Ministerio de Salud porteño, que coordinará las acciones para garantizar la implementación de la norma.

El despacho de la Comisión de Salud aprobado con 56 votos detalló que “el consumo de ácido fólico en la etapa previa y durante la gestación del embarazo es fundamental para el desarrollo prenatal de modo saludable” y reafirmó que “previene hasta un 70% el riesgo de que el niño nazca con defectos del tubo neural que pueden traducirse en espina bífida, anencefalia, encefalocele, y resulta útil para la prevención de partos prematuros, preclampsia, el desprendimiento prematuro de la placenta y el infarto placentario”.