Hicieron un gran abrazo al hospital Durand

“Basta de maquillaje” y “falta de insumos” fueron algunas de las consignas que se manifestaron en el abrazo al hospital Durand, organizado tras los  accidentes que casi terminan en tragedia por falta de mantenimiento en los ascensores del edificio de Caballito. La iniciativa se da en un marco de crecientes reclamos en el ámbito de la salud porteña.

El abrazo se organizó luego de dos  episodios por fallas en los ascensores, y ante la falta de respuesta de los funcionarios del Gobierno de la Ciudad. En el primer caso un paciente padeció fracturas por caer dos pisos por el hueco de un ascensor que se abrió cuando no debía; en el segundo caso dos médicos quedaron atrapados en otro ascensor en un séptimo piso, que además comenzó a desmoronarse. En ambas oportunidades debieron intervenir los bomberos para rescatarlos.

Después de los accidentes representantes de los distintos gremios del hospital se reunieron con autoridades para informarles que los ascensores son “trampas mortales”. Luego denunciaron que los funcionarios reconocieron que no hay habilitaciones formales del Gobierno de la Ciudad para los ascensores, cuyo mantenimiento está tercerizado.

La Asociación de Médicos Municipales dirigió una carta contra la ministra de salud local, Ana María Bou Pérez. “Usted no cumple con su responsabilidad. La sumatoria de hechos de inusitada gravedad ocurridos en los últimos días lo demuestra”, manifestaron.