Iron Mountain: procesaron a 12 exfuncionarios porteños y a empresarios

Pasaron cuatro años de la tragedia de Iron Mountain en el barrio de Barracas, ahora la Justicia finalmente procesó a 17 personas por el delito de “incendio culposo seguido de muerte”. El juez Pablo Omaechea tomó la decisión que afecta a una docena de exfuncionarios de la Ciudad, directivos de la firma, y el responsable de la empresa de seguridad que tenía la custodia del predio.

Los exfuncionarios porteños procesados son: Vanesa Berkowski; Rafael Roldan; Pedro Luis Chapar; Roberto Chiesa; Gastón Laugle, Esther Moroni, Luis Cogo; Felix Raimundo Lugo; Jorge Néstor Papanicolau; Ricardo Edmundo Grunfeld; y Alberto Daniel Graciani. A todos se les aplicaron embargos que van desde los 7 hasta los 17 millones de pesos. Por ahora seguirán libres porque fueron procesados sin prisión preventiva.

Entre los procesados también hay directivos y responsables de la empresa Iron Mountain: Eduardo Alfredo Sueyras Parra, Guillermo Lockhart, Héctor García, y Christian Castiñeiras, quienes fueron embargados por 20 millones de pesos cada uno. También fue acusado Oscar Godoy, quien se desempeñaba como seguridad de la empresa Segurplus SA.

El juez destacó que las inspecciones realizadas en la gestión de la exdirectora General de Fiscalización y Control entre enero de 2008 y agosto de 2011 fueron defectuosas. “Berkowski ha carecido de eficacia y eficiencia en el ejercicio de su función, pues no solamente no corroboró que las inspecciones que se efectuaron en el predio de Azara 1245 de esta ciudad, se hubieran llevado a cabo debidamente sino que además no supervisó que dicho establecimiento estuviese incluído en la programación del plan operativo anual a partir del año 2011”, dice la resolución a la que tuvo acceso Infobae.

De hecho, está probado que la última inspección en el depósito de la calle Azara 1245 fue el 15 de marzo de 2010 pese a las irregularidades constatadas en las inspecciones anteriores y que se trataba de un establecimiento en el que se depositaban objetos altamente combustibles.

Según consta en la causa, en esa inspección se detectó, entre otras cosas, que los rociadores de agua no funcionan correctamente porque no había la presión necesaria. “Existían irregularidades que resultaban notorias y no fueron consignadas en el acta de comprobación de referencia, tales como: excesiva carga de fuego, falta de recubrimiento término en cabriadas, sobrecarga de las estanterías y falta de espacio transversal y longitudinal entre los estantes”, agrega del fallo del juez Omaechea, titular del juzgado en lo Criminal y Correccional N° 18.

La tragedia de Iron Mountain dejó un total de diez muertos: los bomberos de la Policía Federal Anahí Garnica, Leonardo Day, Eduardo Conesa, Damián Véliz, Maximiliano Martínez y Matías Monticelli; los del cuartel Vuelta de Rocha, Sebastián Campos y Facundo Ambrosi; y los integrantes de Defensa Civil, José Méndez y Pedro Barícola. El incendio se desató alrededor de las 8 de la mañana del 5 de febrero de 2014 y rápidamente se propagó por el edificio.

Alrededor de las 9.15, con el fuego descontrolado, el paredón que daba a la calle Jovellanos se desplomó y provocó la tragedia. El edificio de Iron Mountain funcionaba como archivo de documentación del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires y de las empresas DirecTV Argentina, Cargill S.A.C.I., Prudential Seguros SA, Expeditors Argentina SA, Televisión Federal Telefé, Galicia Seguros SA, Galicia Retiro Cía de Seguros SA, entre otras.