La avenida Corrientes ya cuenta con su primera cuadra peatonal

La avenida Corrientes ya  cuenta con su primera cuadra peatonal terminada, es la que va de Callao a Rodríguez Peña. La peatonalización llegará hasta la calle Florida. Lacuadra finalizada ya tiene, sobre la izquierda, dos carriles para autos particulares que por la noche se convertirán  en una área peatonal -de 19 a 2 horas- y, sobre la derecha, dos carriles exclusivos para los colectivos y taxis.

El tramo entre Callao y Rodríguez Peña incluye la segunda etapa de la peatonalización, que culminará en mayo de 2019.
La primera parte de ésta obra, que se realizó entre Carlos Pellegrini y Florida, culminó en julio. En esa etapa se redujeron carriles y ampliaron veredas.  La fase inicial ascendió a casi $ 42 millones. Mientras que la segunda instancia se preveé ascenderá a  $ 185 millones.

Entre Junín y Callao existirán dos carriles exclusivos y tres para el transporte en general; de Callao a Libertad, dos exclusivos y dos en general; de Libertad a Cerrito se posibilitan los giros; y entre Carlos Pellegrini y Florida habrán veredas ensanchadas.

Las modalidades de transporte se aunarán para que puedan desembocar de manera eficiente en el nodo Obelisco.

“Esta es una extensa obra que cuando esté totalmente finalizada mejorará el tránsito y permitirá a los vecinos caminar en forma más cómoda, disfrutando cada rincón de la avenida”, dijo el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Eduardo Macchiavelli, al momento de presentar la cuadra modelo.

En el año 1738 Corrientes se denominaba  San Nicolás. Desde 1808 se la llamó de Incháurregui y después de la Revolución de Mayo pasó a llamarse Corrientes, en homenaje a una de las primeras provincias en defender  la causa revolucionaria.

La iniciativa original de convertirla en avenida fue de Bernardino Rivadavia en el año 1822. Con el intendente Joaquín S. de Anchorena fue retomada esa idea en 1910, pero recién pudo concretarse 20 años más tarde con Mariano de Vedia y Mitre.

Un año más tarde, una multitud la atravesó cuando acompañó los restos de Gardel desde el Luna Park hasta el Cementerio de la Chacarita. Algunos teatros ya se habían instalado , pero el siglo XX la convirtió en la calle de las marquesinas y el brillo de una época.