La nueva Plaza de Mayo tendrá rejas en lugar de vallas delante de la Pirámide

El gobierno porteño quitará las vallas policiales que cortan en dos Plaza de Mayo y las reemplazará por rejas “artísticas” que estarán abiertas durante el día. Además la mítica plaza se extenderá sobre dos carriles de Hipólito Yrigoyen y Avenida Rivadavia.

Las reformas están a cargo del Ministerio de Espacio Público que gestiona Eduardo Macchiavelli y los cambios están enmarcados dentro de las “obras del eje cívico” que incluyen también la Avenida de Mayo y el Congreso. Los trabajos fueron consensuados con el gobierno nacional.

Las rejas que dividen la Plaza al medio fueron instaladas de manera permanente en 2007 y ni los gobiernos de Cristina Kirchner ni Mauricio Macri las retiraron. En su lugar el gobierno porteño instalará rejas similares a las que rodean hoy a la Casa Rosada y que tendrán tres puertas dobles. Estarán abiertas de día y en caso de que haya manifestaciones, cerrarán.

“Estamos recuperando la Plaza tal como era a mediados del siglo pasado”, explicó Macchiavelli quien destacó que por su utilización cotidiana, la de Mayo es una plaza seca. “Se usa para las grandes concentraciones y festejos pero también los mediodías se llena de oficinistas que vienen a almorzar”, destacó el funcionario larretista.

El ministro también subrayó que la intención es “recuperar el doble arbolado que diseñó Carlos Thays” como también las “plantaciones autóctonas” que había en el lugar. Para evitar que el pasto se arruine habrá más cemento en el centro de la Plaza y los canteros se ubicarán en los laterales. Además se restaurarán los bancos de granito y se mantendrán las farolas, pero con iluminación LED.