La Plaza Houssay está sufriendo una transformación integral

La finalidad es que se transforme en un espacio de encuentro para que pueda ser disfrutada por los vecinos del barrio.

Desde hace años la Plaza Houssay fue una contradicción en cuanto al diseño de lo que debería ser una plaza pública. Fue creada con demasiados desniveles y caminos recónditos que obstaculizaba que los estudiantes y pasantes de las facultades aledañas se reunieran, que nadie pudiera quedarse demasiado tiempo en ella, y que fuese sólo un lugar obligado de paso. A la vez, a éste escenario se le agregaba que, necesariamente a causa de los laberintos que presentaba su diseño era un lugar propicio para arrebatadores y delincuentes, convirtiéndose en un sitio francamente aterrador.

Actualmente, el sitio comprendido entre las calles Junín, Paraguay, Uriburu y la avenida Córdoba se encuentra delimitada por cercos y el Gobierno de la Ciudad la está transformando completamente, con el objetivo de que sea un lugar de encuentro, para los vecinos del barrio y dónde puedan disfrutar del espacio verde. El proyecto que se diseñó para lograr tal transformación, contempla la nivelación de la plaza, la creación de caminos más sencillos para recorrer, variados espacios verdes y la instalación subterránea de comercios y la creación de cuatro salas de cine.

El proyecto que se diseñó prevé una mejora sustancial de la plaza a un nivel superficial, desarrollando  senderos despejados y sencillos, sin tanto entrelazamiento como existía con anterioridad. Asimismo, la plaza presentaba un problema grave de inseguridad que había que resolver por lo que los vecinos no querían permanecer en ella. La plaza no tenía un buen diseño y con este nuevo, más claro, va a haber muchos más vecinos circulando en horas nocturnas. El objetivo fundamental es que los vecinos se apropien de la plaza y puedan transitarla libremente sin dificultades.

En la plaza se van a refuncionalizar los juegos para chicos, frente a la iglesia de San Lucas, lo único que se mantuvo después de la demolición del antiguo Hospital de Clínicas, durante la década del 70. A la vez, se contará con mesas de ping pong y canchas de fútbol, de tenis y básquet, que tanto se utilizan por los vecinos en  las reacondicionadas plazas de la Ciudad de Buenos Aires.

La plaza cuenta con una superficie total de 18900 metros cuadrados y tendrá un anillo verde perimetral de 8000 metros cuadrados. El diseño actual es como una letra X con la iglesia en el centro. La nueva plaza contará con bancos a estrenar, con una posta aeróbica, estación para bicicletas y variados especies de árboles nativos, como palmeras y jacarandaes. Por otra parte, los vendedores de libros y la feria de artesanos se ubicarán sobre la calle Paraguay, frente a la Facultad de Medicina de la U.B.A.

Del lado de avenida Córdoba, frente a la Facultad de Economía, habrá una barranca verde con escaleras que conducirán a un subsuelo con locales comerciales y cuatro salas de cines que tendrán el nombre Cinépolis (de la empresa Village) con capacidad para 800 personas.

Entre los comercios que ya confirmaron su ubicación, sobresalen los locales de gastronomía: entre ellos,

estarán Mc Donald¨s, Panni y Tostado y se está gestionando con Antares, Kentucky y Freddo. Los locales allí situados deberán permanecer funcionando hasta pasada las 23 hs, ya que el objetivo es darle movimiento a la plaza en horario nocturno. A la vez, la idea es que las familias vayan a la plaza los sábados y domingos ya que antes la zona se encontraba desierta esos días.

“Se va a empezar a generar una plusvalía en la zona, van a subir de valor los departamentos, como ya ocurrió en Once con la Manzana 66″, dijo durante un paseo por la plaza el ingeniero Martín Repetto, gerente de Obras de Ingeniería del ministerio de Desarrollo Urbano, que se encuentra a cargo de la obra.

Actualmente, la renovación de la plaza la lleva adelante la empresa Lamp Investment, que invertirá en ella $ 76.789.664. La concesión tiene un plazo de 30 años y, a cambio, ésta empresa le abonará a la Ciudad un canon mensual de $ 400.000.

Por otra parte, el subsuelo comercial tendrá conexión con la estación Facultad de Medicina de la línea D de subte, que también está siendo renovada y se encontrará cerrada los fines de semana hasta el 14 de abril próximo.

 A la vez, se plantea incorporar mayor iluminación a la zona, para mejorar el tema de la seguridad aclaró Martín Repetto. Actualmente, existe un aspecto que no está claro: el proyecto inicial contempla que la plaza no esté enrejada, pero la empresa que ganó la concesión intenta convencer al gobierno de la Ciudad de colocar rejas para proteger los arreglos que se realicen.