Los contenedores de la Ciudad, serán intervenidos con diseños artísticos innovadores

Metálicos, grises o verdes, de carga horizontal, también vertical, con ruedas y sin ellas, manuales o mecanizados. La variedad de contenedores urbanos es amplia y, mientras se avanza en la unificación de los recipientes en los 48 barrios porteños, se les suma arte.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público empezó a intervenir los contenedores de plazas y parques. Los diseños son alusivos a la ciudad verde, a la naturaleza, las aves autóctonas y al disfrute en el espacio público. La acción pretende mejorar el paisaje urbano y convertir el lugar de disposición de basura en un mobiliario mimetizado con los grandes espacios públicos porteños.

Hoy la Ciudad tiene 28.000 contenedores negros o grises distribuidos en todas las comunas, según datos del Ministerio. El tipo de recipiente que cada vecino tiene depende de la zona en la que vive y de la velocidad con que la empresa concesionaria los instala o los reemplaza. Cualquiera sea la versión, el Ministerio identifica tres problemas comunes que impiden la manipulación: los vehículos estacionados a menos de un metro de distancia (las pinzas mecánicas de los camiones no pueden sujetarlos sin tocar a los otros vehículos); los autos ubicados en paralelo también impiden que el camión se aproxime a jalar el recipiente); y los vecinos que tiran escombros, restos de poda o residuos voluminosos, como muebles o electrodomésticos: el peso desfonda los contenedores.

Para fomentar una descarga correcta, recomiendan estacionar el auto a un metro de distancia; no tirar residuos áridos (cascotes, metales, maderas); no trabar las tapas y poner la basura dentro del contenedor.