Nació un nuevo Barrio Parque denominado Donado Holmberg

La última dictadura militar había realizado un Código de Planeamiento Urbano en el que las autopistas tenían un rol primordial en el territorio porteño. Estas obras provocaron heridas urbanas que permanecieron hasta hace poco, como fue el caso del eje de las calles Donado y Holmberg, que corren en paralelo, a la altura de los barrios de Villa Urquiza y Villa Ortúzar.

Eran siete las vías rápidas que ideó la dictadura, con el brigadier Osvaldo Cacciatore al mando de la Ciudad de Buenos Aires. Se construyeron dos: la 25 de Mayo y Perito Moreno; y una se dejó a mitad de camino: la 7, hoy Presidente Cámpora, que cruza el barrio de Villa Soldati.

Para trazar la AU 3, se expropiaron cientos de propiedades sobre Donado y Holmberg y cuando la dictadura cayó en 1983, la zona quedó abandonada. Allí se asentaron aproximadamente 600 familias.

Las obras se realizaron a través de la Subsecretaria de Planeamiento, que depende del Ministerio de Desarrollo Urbano porteño. A la vez, se subastaron 42 parcelas para realizar complejos residenciales.

Los edificios no deben superar los cuatro pisos y en el frente debe quedar una vereda de 15 metros de ancho, con espacio verde. Así se fue formando un parque lineal de 1.500 metros. Un espacio rebautizado como Barrio Parque Donado Holmberg. contiene unas 14 manzanas entre las calles Holmberg y Donado, desde avenida Congreso hasta Carbajal.

“Llevo toda mi vida en el barrio, pasamos del conflicto permanente, con robos, peleas, policía, ruidos molestos y lo que te imagines, a ser un barrio normal. Por supuesto, con cambios que por momentos nos abruman, como el aumento del ABL o la llegada de muchos autos que estacionan por la zona. Esta zona siempre fue una herida en la Ciudad”, dijo la vecina Susana Conti.

La particularidad que tienen los proyectos privados que se construyeron en los terrenos que quedaron libres, es que las plantas bajas poseen locales que se han ido transformando en bares y restaurantes.

“En 2011, el valor del metro cuadrado de los departamentos a la venta en la zona era de US$ 2.400. En 2017, alcanzó picos de US$ 3.400 para los que se ofrecían a estrenar. La revalorización de las propiedades vino como consecuencia de los trabajos que llevamos adelante”, destacó el ministro, Franco Moccia.