Por fallas en el 0km, condenan a concesionaria y fabricante, que deberán reemplazar el auto

“Parece lógico que quien adquiere un automóvil nuevo, aun dándole un uso intensivo, aspire a que durante los primeros años funcione sin inconvenientes, requiriendo sólo de un mantenimiento mínimo”.

Bajo esa premisa, la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Neuquén falló a favor de una pareja neuquina que compró un auto 0Km que presentó fallas mecánicas, y condenó a la concesionaria y al fabricante a cambiar la unidad por una nueva y pagarles una indemnización por privación de uso.
A su turno, los demandantes expusieron que el coche presentó toda clase de desperfectos mecánicos y de seguridad y que, si bien la concesionaria reparó las fallas, algunos de los trabajos demoraron en hacerse y otros quedaron sin solución.

Según el perito, los inconvenientes se debieron a errores en el control de calidad en fábrica y el tribunal falló a favor de los actores después de precisar que el rodado ingresó al service en 10 ocasiones.

Además, destacó que ninguno de los problemas eran atribuibles al propietario o a los caminos por los que transitaba ni al uso irregular del vehículo, aclarando que en la causa contaba tanto cada trabajo efectuado como el cambio de las piezas indicadas por los mecánicos.