Representantes de grupos ambientalistas y recicladores se presentaron en la Legislatura para oponerse a la modificación de la Ley de Basura cero

Los grupos de representantes de ambientalistas y recicladores se presentaron en la Legislatura Porteña para expresar su descontento respecto a la modificación de la Ley de Basura Cero que propone el gobierno de Horacio Larreta. Éste proyecto pretende volver a incinerar residuos como se hacía tiempo atrás, sin tener en cuenta el impacto ambiental y la ocasional pérdida de los puestos de trabajo de empleados.

“Los recicladores fueron contundentes y en la reunión se planteó que los objetivos de la ley de Basura Cero y reciclado no se cumplen por falta de inversión. Se denunció que hay una decisión explícita de parte del Ejecutivo de hacer fallar a dicha norma. Para que la incineración sea rentable, el GCBA debería hacer una fuerte inversión. Sin embargo, invirtiendo solo el 4 por ciento de lo que cuesta una planta incineradora, se podrían instalar múltiples plantas de reciclado”, indicó Victoria Montenegro, del bloque de Unidad Ciudadana.

Victoria Montenegro aclaró que en la reunión con legisladores se llegó a denunciar que “cuando los funcionarios fueron a Europa para recorrer centros de incineración no pasaron por centros de epidemiología donde existen casos de malformaciones congénitas y cáncer provocadas por las incineraciones. Además no hay certezas respecto a dónde van a funcionar los centros de incineración aunque todas las especulaciones apuntarían a la Comuna 8 cuyas condiciones ambientales son acuciantes”.

A la vez, el ex legislador y actual Defensor adjunto del Pueblo de la Ciudad, Gabriel Fuks, aclaró que está “muy preocupado porque la información sobre el futuro de los residuos que circula hasta el momento es muy poca” y agregó que “acá hay una gran preocupación de los trabajadores recolectores de residuos, puntualmente sobre su futuro y el futuro de los puestos de trabajo, porque la Ley de Basura Cero, que ya tiene 11 años aproximadamente, incorpora a 5000 trabajadores informales de la Economía Popular y este trabajo está en peligro”.

El actual Defensor adjunto del Pueblo advirtió que “otra preocupación para nosotros es lo poco que informa el gobierno de Larreta sobre el futuro de esos residuos; qué tecnología se utilizará en el futuro para incinerar esos residuos y cómo afectarán en los puestos de trabajo”. También alertó sobre la “falta de respuestas a las organizaciones barriales y ambientales de cuál será el impacto ambiental de esa forma de terminar con los residuos en el territorio porteño”.

Participaron de dicha reunión las legisladoras María Rosa Muiños, Andrea Conde y el legislador Santiago Romero, así como Cecilia Segura, presidenta de la Auditoría de la Ciudad, y también grupos representantes de Greenpeace. “Esta mañana estuvimos en la legislatura junto a ONG, cartoneros, legisladores y técnicos, presentando argumentos contra la modificación de la Ley de Basura Cero que habilita la incineración. Así y todo, Larreta no quiere escuchar y busca meterla por la ventana”, dijo Mauro Fernández, perteneciente al área de política climática de Greenpeace.