Rodizio Costanera : A un paso de la quiebra

En mayo de 2018 la empresa cesó sus pagos como consecuencia de la caída del consumo gastronómico, el aumento de los costos en los servicios de luz y gas, el precio del alquiler del predio y la deuda acumulada en los últimos años.

Los restaurantes de la Costanera porteña comenzaron a sufrir el desplome del consumo. Tras el cierre de Clo Clo en septiembre del año pasado, ahora es Rodizio el que atraviesa una grave situación financiera que, como consecuencia, lo llevó a presentarse en concurso de acreedores.

Según publicó Infobae, Maillol S.A, la sociedad que explota comercialmente Rodizio Costanera, comenzó el trámite de su concurso en el Juzgado Comercial Nº 31 para poder sanear sus deudas y seguir operando. En el escrito judicial están los motivos que llevaron a la tradicional parrilla libre a esta situación.

La compañía señaló que “se encuentra afectada por un cúmulo de variables macroeconómicas y financieras que, como empresa del rubro gastronómico, no puede gobernar. A saber: inflación creciente, aumento de tarifas, aumento del dólar, caída del consumo, altas tasas de financiación y una exorbitante presión tributaria”.

En la actualidad la deuda asciende a $34.200.000 y la firma “se encuentra en la disyuntiva de pagar los sueldos de los trabajadores y proveedores o pagar a los organismos fiscales”, agregó en el documento.

La empresa emplea a más 70 personas y, como es evidente, hay incertidumbre por la continuidad de los puestos de trabajo. El contrato actual comenzó a regir el 20 de agosto de 2015 y su vencimiento está previsto para el 19 de agosto de 2020. Por eso, en el escrito presentado ante la Justicia Maillol solicita “la continuidad de dicho contrato y el pago correspondiente del canon”.

El problema en sus finanzas comenzó en 2016, cuando sus socios decidieron dividir la sociedad y operar las dos sucursales como restaurantes independientes, sin ninguna vinculación comercial y económica. Además, Rodizio Costanera tuvo que hacer una reestructuración para enfrentar deudas laborales, comerciales y fiscales.

“Maillol desea hacer constar que está dispuesta a asumir plenamente la premisa de la responsabilidad, que es justamente la razón que la lleva a presentarse ante estos Tribunales. Estimamos que la preservación del patrimonio de la sociedad es un valor muy importante, tanto para los acreedores como para los trabajadores y los accionistas”, concluyó la firma en las consideraciones finales del escrito.