Siguen los aumentos: Ahora peajes, ABL, estacionamientos y patentes

Estos aumentos se suman al impacto en el costo de vida que tendrán las subas en luz, gas, agua, expensas, alquileres y un largo etcetera.

Si bien el impacto de los aumentos alcanza a todos los estratos sociales, la clase media porteña sería uno de los sectores sobre los que más impactarian los aumentos. Las tarifas de peajes, estacionamiento, ABL y patentes se encarecerán en promedio un 30 por ciento, aunque el incremento podría ser mayor cuando el gobierno nacional ordene la eliminación de los subsidios a las tarifas de gas, luz y agua que pagan los residentes del área metropolitana.

Los primeros aumentos que llegan en enero son los de parquímetros y peajes. Por decreto, Horacio Rodríguez Larreta fijó un incremento del 33 por ciento para la hora de estacionamiento, que comenzará a regir a partir de este viernes. De este modo, la tarifa pasará de $3 a $4.  El servicio de estacionamiento y el acarreo continúan en manos de las cuestionadas empresas Dakota-STO y BRD-SEC, que operan con los contratos vencidos desde el año 2001.

En el caso de los peajes de la Ciudad, a partir de esta semana se incrementaron un promedio del 25 por ciento para los automovilistas y un 43 por ciento para los motociclistas.  En las autopistas 25 de Mayo y Perito Moreno los automovilistas pasarán a pagar $25 en hora no pico y $ 30 en hora pico, en contraste con los $20 y $25 que pagaban previamente. En los peajes de la Illia, la tarifa pasa a $10 y $15 en horario pico (hoy $8 y $13), mientras que en la estación de peaje Alberti, de la 25 de Mayo, la tarifa pasará de $6 a $8.

Por su parte, los motociclistas pasarán a pagar $10 en hora normal y $15 en hora pico en las autopistas 25 de Mayo y Perito Moreno (antes del aumento, $7 y $11 respectivamente); en la autopista Illia la tarifa pasará de $4 y $7 a $5 y $8 de acuerdo a la franja horaria y en la bajada de Alberti el será de $4 a $5. Los vehículos pesados también conocerán incrementos del orden del 30 por ciento en promedio.

A su vez, las patentes y licencias tambien sufriran una fuerte suba. Con la modificación en la ley tarifaria que entró en vigencia desde el pasado 1 de enero, quienes quieran renovar su licencia deberán pagar $480, lo cual representa un aumento del 30 por ciento en relación al año pasado.

Así también el presupuesto porteño para este año dispone subas del 20 al 38 por ciento en concepto de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL). Además, el impuesto inmobiliario se incrementará un 26 por ciento, de acuerdo al plan de actualización aprobado en 2011 y que se viene aplicando todos los años desde entonces con el objetivo de acercar la valuación fiscal de los inmuebles al precio de mercado.

Así tambien resta saber cuáles serán los aumentos que el gobierno porteño autorice en las tarifas de colegios privados y taxis, que ya se encuentran negociando y tienen fuerte incidencia en las clases media y media-alta.  Las prepagas deberán esperar hasta marzo.

Todas estas subas se sumaran al incremento que derive del retiro de los subsidios que reciben los consumos de gas, agua y electricidad en el área metropolitana, por lo que es de esperarse un año ajustado para todos, pero particularmente para la clase media porteña que, todo parece indicar, recibirá un fuerte castigo a su bolsillo a cambio de su voto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.