Se aplicó una laca a modo de protección en las letras bajo relieve y en todo su exterior. Fue un trabajo minucioso, realizado en andamios móviles.

El Obelisco cumple 80 años y para celebrarlo luce su mejor forma, en los 400 años de la Fundación de Buenos Aires.Por ese motivo, el Ministerio de Ambiente y Espacio Publico llevó adelante trabajos de limpieza y pintura que ya están a la visto de las muchas personas que a diario visitan el emblemático monumento.

Fue un trabajo minucioso, realizado en andamios móviles, que se dividió en limpieza y en pintura. En la etapa inicial hubo que utilizar una hidrolavadora para eliminar el resto de tiza y otros elementos orgánicos e inorgánicos. Además de la limpieza de musgos y líquenes y remoción de revoque flojo.

A la hora de pintarlo, se aplicaron varias manos hasta llegar a un espesor de 90 micrones (0,09 milímetros). ¿El color que se usó? El denominado “Piedra París”. Es una pintura al esmalte compuesta por un vehículo oleoso y un pigmento de purpurina dorada, en espesores similares al descrito, para los bajos relieves del escudo y letras.

Se aplicó una laca a modo de protección en las letras bajo relieve y se utilizaron 380 litros de pintura exterior.

“El Obelisco es un referente para los porteños y para los argentinos. Hace 80 años que lo construyeron y continúa convocando a los turistas a conocerlo y fotografiarse, por eso es importante que esté cuidado y mantenido», detalló Eduardo Macchiavelli, Ministro de Ambiente y Espacio Público.

Para la realización de la obra, el Ministerio de Ambiente y Espacio Publico firmó un convenio con la Cámara de Empresarios Pintores y de Restauraciones Afines de la República Argentina (CEPRARA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.