Análisis del partido Argentina vs Brasil

Los desmanejos de la dirigencia futbolística argentina reflejados en su selección.

En el estadio Mineirao de Belo Horizonte, la Argentina tuvo su noche negra ante Brasil, que lo goleó por 3 a 0 y le impidió meterse en zona de Mundial de Rusia 2018. Los tantos de la Verdeamarelha los anotaron Philippe Coutinho (24’PT), Neymar (45’PT) y Paulinho (13’ST).De esta manera, la Selección, que contó con el regreso de Lionel Messi tras su lesión, se ubica en el sexto puesto de la tabla de las Eliminatorias Sudamericanas y continúa fuera de la zona de clasificación directa o repechaje.

La Argentina aún cuenta con chances de clasificación, pero sus principales rivales dejaron de ser Brasil (líder) y Uruguay(escolta). A partir de ahora, interesará lo que suceda con Colombia (el próximo rival), Chile (que se encuentra en zona de repechaje), Paraguay  y Perú (ubicados a uno y dos puntos respectivamente).

La primera media hora de partido, Argentina contó con un mayor dominio de pelota. Sin embargo, no tuvo profundidad y Lionel Messi casi no participó de los circuitos de juego. Brasil fue inteligente, cortó los avances rivales con infracciones (a los 5 minutos Fernandinho fue amonestado por un codazo sobre la Pulga) y esperó por su chance, que no dejó pasar cuando se le presentó.

En un encuentro muy friccionado, recién la primera acción para destacar del conjunto que dirige Edgardo Bauza fue a los 18’ donde Enzo Pérez –lo más punzante en ataque– jugó una buena pared con Di María, pero el “8” argentino se enredó entrando al área y fue interceptado. Tres minutos después, Renato Augusto avisó con un remate desde la medialuna que se fue muy desviado.

Hasta que llegó la acción más clara para Argentina de todo el partido: a los 22’, Biglia remató desde media distancia y provocó una gran reacción de Alisson, quien manoteó el balón hacia un costado. Dos minutos después, Brasil marcó por intermedio de Philippe Coutinho, que se escapó de la marca de Mascherano, enganchó ante la salida de Otamendi y, con un tremendo remate, la colocó en el ángulo izquierdo del arco custodiado por Chiquito Romero.

Todo lo contrario en Brasil, que a los 37’ contó con un contragolpe encabezado por Neymar (tras una pelota pérdida por Di María), quien frente a Más y Mascherano ingresó al área y remató cruzado al palo. Pese a que Argentina luego incomodó con un remate de Más, tras un buen pase del Fideo, ya con el tiempo cumplido, la defensa argentina se distrajo y fue el propi Ney quien sacó provecho para poner el segundo tanto.

En el complemento, nada cambió. O mejor dicho, todo empeoró. Cuesta entender que buscó Edgardo Bauza, con el ingreso de Sergio Agüero por Enzo Pérez el único que pareció armonizar con la Pulga en la ofensiva. Ocurrió lo previsible: Messi nunca encontró su lugar ni se sintió cómodo. Y contrariamente se empeñó en dejar en cancha a Zabaleta, cansado de tomarle la chapa a Neymar durante toda la noche.

La tabla de posiciones encuentra a la Selección en el sexto puesto con 16 unidades; mientras que Brasil es el único líder con 24 puntos, seguido por Uruguay con 23. Por encima de Argentina se encuentran Colombia (3° con 18) – que será el próximo rival en San Juan el martes 15 de noviembre– Ecuador (4° con 17) y Chile (5° con 17).