Asesinato de Lucas González: se entregó Lorena Miño, la policía que estaba prófuga

Finalmente, la oficial de la Policía de la Ciudad que estaba prófuga por el homicidio de Lucas González, Lorena Miño, se entregó a la Justicia luego de que rechazaran su eximición de prisión. “No quiero estar detenida ni un día”, dijo llorando.

“Vengo de Corrientes, hace tres años que estoy acá, hace tres meses que soy policía. Vine para ayudar a mi familia. Lamento muchísimo la pérdida de Lucas, yo no tuve nada que ver, soy inocente. No quiero estar detenida ni un día ni dos”, expresó instantes antes de entregarse a la Justicia la agente de la fuerza de seguridad porteña, Lorena Miño.

Antes de acudir al Poder Judicial, Miño se había pronunciado a través de un vídeo junto a su letrado patrocinante, Roberto Castillo, en el cual explicó su situación y ratificó que “no tuvo nada que ver” en el homicidio de Lucas González. En el vídeo que fue viralizado por diversos medios de comunicación masiva, Miño sostuvo entre lágrimas que por tres policías “que hicieron todo mal” ella se está identificado en el hecho que concluyó con un final trágico, que ya se encuentran ocho policías detenidos, tres de ellos acusados de asesinato y los restantes por encubrimiento.

Luego de la filmación, su letrado solicitó la eximición de prisión pero fue rechazada por la Justicia. Ante esta situación, hoy al presentarse con su clienta soslayó: “Ayer nos rechazaron la eximición de prisión, entonces entendíamos que habiendo utilizado esa herramienta jurídica para tratar de eximirla de quedar detenida y viendo que el criterio del tribunal fue desfavorable para nosotros entendemos que lo más prolijo, algo que ella siempre quiso hacer, es declarar y mostrar su celular y contar absolutamente todo al juez”, expresó Castillo.

Asimismo fundamentó que el día sábado, cuando se libraron las órdenes de detención, “ella estaba recibiendo muchos llamados y era una situación compleja para asumir”.

“Hablamos para tratar de que declare hoy, el problema es que no quiere estar detenida ni un día porque lo considera injusto. Ella me dice que no tiene nada que ver, no estaba en ese lugar, que se recibió hace noventa días y que no tiene ninguna clase de autoridad para encubrir a absolutamente nadie”, finalizó Castillo.