Bajo Flores: La adicción a la droga se acrecienta permanentemente

Drogas, allanamientos y persecución policial por el bajo Flores. Un flagelo social difícil de afrontar. Un negocio millonario que va en aumento.

En la mañana del 6 de Octubre del corriente año, un allanamiento policial permitió desbaratar 12 cuevas que funcionaban como lugar de ventas de estupefacientes que se comercializaban en el barrio de Flores y alrededores.

En el lugar se comercializaban en su mayoría marihuana, Paco y Cocaína que fueron secuestradas por por personal policial en un total de 6000 dosis .Además la policía secuestro un arma calibre 38 y dinero obtenido como recaudación del negocio de la comercialización de los narcóticos.

La Policía Federal Argentina trabajo durante varios meses en la investigación de la zona, más precisamente en el barrio Rivadavia, debido a las denuncias que surgieron respecto al reiterado movimiento sospechosos de personas desconocidas en la zona que se acercaban en lujosos autos al barrio.

En el operativo fueron detenidas 13 personas mayores de edad de los cuales 9 eran hombres de nacionalidad argentina y peruana, y cuatro mujeres también de la misma procedencia, acusadas de ser las encargadas del funcionamiento de los Kioscos y la comercialización de los estupefacientes. Todas ellas a disposición de la justicia a cargo del Juez Federal Sebastián Casanello.

Infiltrados de la policía en los meses de investigación pudieron acceder a la información de los diferentes lugares donde se llevaba a cabo la comercialización de los mismos en el barrio.
Con el correr del tiempo, el Barrio de Flores se consagró como la preferida por los narcotraficantes.

Investigaciones aseguran que los afectados continúan siendo jóvenes en edad de 16 a 30 años, en situación de vulnerabilidad social y no tanto económica.

Si bien la problemática del narcotráfico continua siendo un tema de agenda por las políticas del estado, se sigue cobrando la vida de jóvenes de todas las condiciones sociales que pierden su vida en el consumo diario o en los sangrientos enfrentamientos que generan, esto sumado a la creciente ola de inseguridad que provoca en el país el aumento del consumo.
Actualmente la Argentina se encuentra en situación de emergencia social respecto al aumento del consumo de drogas y estupefacientes.

Existen barrios porteños donde la comercialización avanza a la luz del día y las investigaciones policiales son dan abasto.

Flores, y Balvanera, especialmente la zona de once, son uno de los barrios de la Capital porteña donde se encuentran la mayor cantidad de kioscos que comercializan drogas.
Las personas involucradas en su mayoría son de procedencia colombiana o peruana y en algunas ocasiones también argentinos involucrados.

A pesar del trabajo policial y de los operativos montadas de la división antidrogas del estado, las estrategias de sobrevivencia de los kioscos continúan proliferando.