CABA: La titular de Educación le contestó a los gremios docentes

La titular de la cartera educativa en la Ciudad, Soledad Acuña se pronunció respecto a la protesta de ayer, propiciada por docente que manifestaron en contra de la presencialidad en los establecimientos educativos porteños.

“La máxima autoridad del Ministerio de Educación, expone a los docentes al escarnio público y los prejuzga aún antes de que se inicie sumario alguno”, advirtó Ademys, y alertó que se trata de una situación de “persecución política a la docencia”.

Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se refirió contra la docencia local. Mediante su red social Twitter, evidenció a través de una filmación a maestros que marcharon contra la “presencialidad criminal” que dejó como saldo a treinta y cinco trabajadores de la educación fallecidos en el contexto de la emergencia sanitaria. Los acusó por utilizar “lenguaje inapropiado” y anticipó que les iniciará un sumario. Desde el gremio Ademys sostuvieron que se trata de una situación de “persecución política a la docencia”.

Después de viralizar el contenido, recabado por el propio personal de la entidad, la titular de educación de la CABA indicó: “Ni bien recibí el video tomé la decisión de iniciarles un sumario a los tres docentes que, sin justificación y frente a sus propios alumnos, increparon con lenguaje inapropiado a los trabajadores del Ministerio”. Y continuó: “No voy a permitir este tipo de comportamientos. Las familias confían la educación y la formación de sus hijos a los docentes, quienes además son sus referentes y modelos de ejemplaridad y excelencia. No normalicemos los malos ejemplos”.

En tanto, el gremio Ademys dio a conocer un documento para aclarar lo expuesto por la funcionaria: “Los hechos –recortados- del video ocurrieron en la Escuela 19 del Distrito Escolar 19 el pasado viernes 17 de septiembre cuando Fabián Capponi, Director General de Escuelas, visitó la Escuela. Durante la visita, la docencia planteó a Capponi, enérgicamente, su rechazo y repudio a las políticas públicas que, emanadas desde el Ministerio de Educación, han tenido gravísimas consecuencias para la docencia, lxs estudiantes y la comunidad educativa toda. Los docentes responsabilizan gravemente a Capponi porque por decisión del gobierno dejaron durante la pandemia a miles de estudiantes sin equipos ni conectividad, algo que fuera oportunamente denunciado por nuestro sindicato y por la docencia en general. Los docentes señalan también que debido a la política aperturista impulsada por el gobierno porteño tuvimos que lamentar 35 docentes y trabajadores de la educación fallecidos, política criminal que también venimos denunciando”.

A su vez, lamentaron: “El anuncio de la Ministra Acuña de iniciar sumarios a quienes manifestaron sus opiniones políticas hacia los funcionarios de gobierno no es otra cosa que una persecución política que busca amedrentar, censurar, acallar los genuinos reclamos de la docencia, sobre todo de aquella que en los barrios más castigados del sur de nuestra ciudad ha venido acompañando a las familias más pobres y vulnerables mientras el gobierno recortaba recursos y disminuía presupuesto educativo, todo desde sus tranquilas oficinas”.

Advirtieron que no únicamente se trata de un caso de persecución sino que “tiene además un agravante. La máxima autoridad del Ministerio de Educación, expone a los docentes al escarnio público y los prejuzga aún antes de que se inicie sumario alguno”.

Desde en sindicato docente porteño recordaron que no es la primera vez que la ministra se dirige de esta manera hacia los docentes: “Nos llamó vagos, fracasados, que sostuvo que elegimos la docencia porque no nos fue bien en otra carrera, esa que jamás pidió disculpas y a quien no se le inició ningún sumario por insultar a toda la docencia en los medios de comunicación, ni se la condenó por pasearse por las escuelas haciendo campaña político partidaria de la mano del mismo Fabián Capponi que se saca fotos con estudiantes para hacer propaganda en sus redes sociales sin ningún prurito y sin autorización de las familias, que bailaba sin barbijo en el Ministerio en plena pandemia y en las colonias hablaba a cientos de estudiantes sin barbijo, que precariza y maltrata a cientos de trabajadores de Jornada Extendida”.