La construcción de un complejo de seis edificios y comercios en el corazón de Caballito despertó el rechazo de varios vecinos, muchos de los cuales hace diez años encabezaron la resistencia a la construcción de torres que motivó la sanción de leyes para regular la edificación en varios barrios de la ciudad.

El desarrollo inmobiliario se realizará en el pasaje San Ireneo y Rosario, en el predio donde funcionaba el colegio Santa Rosa, que cerró hace cinco años. Según explicaron los dueños del terreno y la constructora Mecsa en una reunión con vecinos celebrada semanas atrás, la idea es hacer seis edificios de entre 8 y 13 pisos, que sumarán 124 departamentos. También construirán 124 cocheras y locales comerciales.

Estas construcciones se harán en un lugar donde desde hace años ya hay edificación en altura. Por eso, el caso es distinto a lo que pasaba años atrás, cuando las torres empezaron a invadir zonas de casas bajas.

Pero para muchos vecinos, este proyecto inmobiliario es una mala noticia. Es que afirman que el barrio ya está muy densamente poblado, y que eso se nota por ejemplo en lo caótico que resulta el tránsito. Agregar más edificios, sólo agravaría esa situación, porque el pasaje San Ireneo está muy cerca del centro comercial de Caballito, el flujo de gente es permanente. Además, comentan que la calle Rosario suele ser estar congestionada, porque por ella circulan muchas líneas de colectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.