Prohibirán el uso de celular y auriculares a los ciclistas en circulación

El notable uso de la bicicleta como un medio de transporte dentro de la Ciudad de Buenos Aires, presenta efectos positivos sobre el ambiente y a la vez,  un impacto negativo sobre el tránsito porteño.

Actualmente, la ley considera a los ciclistas actores primarios dentro del tráfico y circulación de vehículos. Existen normas que hasta el momento los ciclistas no debe cumplir. Para cambiar esta realidad, la comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña está trabajando en un proyecto que dispone la prohibición de la utilización de celulares o auriculares mientras se circula con una bicicleta por la vía pública.

La comisión de la Legislatura porteña, emitió ayer un dictamen favorable en relación a la iniciativa dispuesta por la diputada del bloque Suma+, María Inés Gorbea, quien informó que la misma se dirige a “generar una mejor convivencia vial, que garantice el respeto entre los ciudadanos que transitan”.

“Usar el celular mientras se maneja una bicicleta o moto constituye un riesgo, es fundamental asumir un rol responsable y postergar el uso del móvil hasta estacionar o llegar a destino, evitando así cualquier tipo de distracción”, agregó la diputada Gorbea.

El proyecto establece modificaciones para el actual Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, y con ese objetivo  agrega nuevas prohibiciones orientadas a los conductores de bicicletas o ciclorodados denominados como “vehículos no motorizados de dos o más ruedas, impulsados por mecanismos con el esfuerzo de quien o quienes lo utilizan”.

La diputada, a la vez, piensa que “el uso de auriculares mientras se maneja pone en serio peligro al conductor porque pierde capacidad auditiva y no puede escuchar lo que ocurre a su alrededor, perdiendo capacidad de reacción”.

Según información proveniente de fuentes de la legislatura, al plantear la prohibición de conducir utilizando un celular o usando auriculares, dentro del Código de Tránsito y Transporte, comenzarán a regir las multas para quienes no cumplan con lo establecido.

Siguiendo esa misma línea, las sanciones previstas son las que constan en el capítulo sexto del Régimen de Faltas porteño que determinan penas económicas para los incumplimientos en el área de tránsito.

Si se diera la situación de manipular dispositivos tecnológicos durante la circulación, la norma impone una multa de 150 unidades fijas, $1600 aproximadamente, en tanto que “cuando el conductor/a se encuentre redactando o enviando mensajes de texto, es sancionado/a con multa de 300 unidades fijas, cerca de $3200“, determina la sanción establecida.