Ciudad: Aumenta la cantidad de negocios en la vía pública

Preocupa la cantidad de negocios al estilo saladitas en algunos barrios porteños. Controles que ya no alcanzan y una necesidad urgente de combatir la venta ilegal callejera.

Según algunos datos estadísticos en  la Ciudad de Buenos Aires se registro un aumento del 30% desde abril hasta la fecha de ventas callejeras.

Barrios como Flores, Floresta, Once, Liniers, Constitución  y Caballito sufren las consecuencias de la venta callejera con un aumento significativo todos los años.

El informe precisó que en total se detectaron 57 ferias internadas en la ciudad, con una superficie promedio de 1200 metros cuadrados y una presencia de 60 puestos promedio.
Venta de alimentos sin los controles necesarios para la comercialización además de falsificación de firmas importantes como Adidas, Nike y Puma.

Los lugares de venta generalmente no poseen los controles necesarios para la comercialización de productos ni se encuentran en condiciones de habilitación.

Los precios suelen ser ofertas insuperables para los negocios legales por lo que constituyen un verdadero factor problemático para los comerciantes con papeles al día.

En los últimos años la comercialización ilegal creció extendiéndose de Flores a barrios cercanos. A pesar de los controles por parte de la Policia Federal y los organismo públicos las ventas siguen creciendo.

En un momento se denuncio la complicidad con organismos públicos y hasta con comerciantes. Finalmente las denuncias no prosperaron y la realidad es que continúan creciendo.

Retiro es uno de los barrios que también enfrenta esta problemática. Los vecinos se quejan de la inseguridad que ocasiona el amontonamiento de compradores, sumado a la  falta de espacios para estacionar o circular con tranquilidad en la vía pública.

Pocas respuestas y muchos interrogantes. Sin embargo los vecinos siguen priorizando la economía a la seguridad y garantía de los productos. Así lo demostró la cámara de comercio que registró una baja importante en comercios que se localizan en los barrios donde la venta callejera es habitual.