Ciudad: Desde hace 8 meses, un centro de salud atiende a pacientes en containers

Los trailers han sido instalados durante el mes de agosto, como consecuencia de una situación de urgencia seguida de un gran incendio. La obra iniciada debería haber durado tres meses, pero después de varias paralizaciones el tiempo se ha triplicado. Entre las afectaciones más relevantes podemos destacar, la atención precaria, la falta de suministro eléctrico e insumos, y carencia de médicos.

“A ocho meses del incendio, las/os trabajadores/as del CESAC 14 comunicamos, con mucha preocupación e indignación, que la obra del Centro de Salud se encuentra nuevamente paralizada y que aún no tenemos información de cuándo se reanudará”. De esta manera, inicia  el comunicado que difundió la comunidad de trabajadores y trabajadoras del Centro de Salud número 14 del barrio Cildáñez. Desde hace ocho meses, los pacientes son atendidos en containers.

El incendio se originó en el mes de agosto del año pasado. En ese momento, se instalaron containers para que funcionen como consultorios, en una especie de medida temporaria y de urgencia. El proyecto original establecía que solo tenían que funcionar durante tres meses, pero en la actualidad, continúan en el lugar. “Continuamos trabajando en condiciones absolutamente precarias, en trailers sanitarios que deberían haber sido transitorios, sin los insumos necesarios, sin farmacia, sin espacio para la atención odontológica, sin suministro de luz continuo. Todo esto no sólo afecta a nuestros derechos como trabajadores sino que perjudica a la población de Cildáñez y alrededores quienes desde hace ocho meses deben atender su salud en estas condiciones”, denunciaron en el documento que difundieron a los efectos de viralizar la problemática y frente a la ausencia de respuestas al caso por parte de las autoridades.

Mancomunados en la Mesa de Salud, vecinos y trabajadores solicitan que las obras del moderno Cesac se finalizan. “Pedimos que la ministra de Salud venga a ver la situación y nos dé una respuesta”, expresó a la prensa Fabio Oliva, miembro de la Mesa.

Según fuentes locales, la obra ya estaba avanzada, aunque se encontraba paralizada en el momento en que se produjo el incendio en el mes de agosto. El plan que pone en marcha el nuevo Centro en óptimas condiciones, demoraría tan solo tres meses. Pero lamentablemente las obras se postergaron por diversas razones, entre ellas, la desaparición de la empresa que la tenía a cargo. “En enero retomaron las obras. En los carteles figura la misma compañía, aunque los funcionarios nos dijeron que una nueva firma compró la empresa quebrada y se trataba de otra gente. Nos dieron nueva fecha para marzo, después para junio. Sin embargo el mes pasado la obra fue nuevamente paralizada porque faltaban una serie de seguros para los obreros”, contó un empleado que solicitó no divulgar su identidad.

Durante esta semana, los integrantes del Cesac intentaran volver a reunirse permaneciendo en estado de alerta. Esta situación, se desarrolla con motivo de una nueva visita a la obra por parte de funcionarios públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Los ciudadanos aledaños se autoconvocaron alrededor de las 11 de la mañana, en el cruce de las calles Casco y Saravia, con el objeto de solicitar a las autoridades presentes que se respete su derecho a la salud y den por finalizada la situación de precariedad.