Comuna 5: El barrio de Boedo sufre la escasez de jardines maternales

Una problemática  educativa que se vuelve desesperante a la hora de buscar un lugar donde dejar a los chicos  menores de 4 años a la hora de trabajar.

La época de Octubre –Noviembre comienzan las pre -inspecciones para los jardines maternales.

Madres preocupadas por la educación temprana der sus hijos, se sienten en la obligación de acudir a las comunas de alrededores para dejar a sus hijos mientras realizan sus actividades laborales.

En su momento los comuneros del FpV de la comuna solicitaron la creación de instituciones educativas que admitan la presencia de niños a partir de los 45 días de vida.

Las matriculas no dan abasto y para el mes de Noviembre ya tiene en lista el cupo en limite. Quienes acuden más tarde  se quedan sin la vacante.

Las opciones en Boedo respecto a los jardines maternales son escasas y precarias. No existen opciones alternativas en el barrio y las que se encuentran en las cercanías manejan una cuota mensual por encima de lo posible para la clase trabajadora.

Todos los años quedan afuera más de 550 niños, y la cifra va en aumento. Los padres se ven obligados a trasladarse en sus cercanías  en comunas como Almagro, Caballito, o Flores para dejar allí  a los niños.

Esto supone un presupuesto extra de traslado y una cotidiana incomodidad de tener a los chicos lejos.
La mayoría de las madres trabajan y no están en condiciones de resignar la actividad laboral por la falta de vacantes para los niños menores de 4 años.

En contraposición con barrios como Caballito o Palermo donde los jardines maternales abundan, Boedo sufre la escasez de entidades educativas aptas para niños en edad lactante.

Las pocas opciones que se presentan no son lo suficientemente convincentes para las madres que dejan en jornada completa a sus hijos para poder trabajar.

En el foro de PlanetaMamá, las madres pueden consultar respecto a sus experiencias con los jardines maternales de la zona.

La mayoría tienen quejas de la infraestructura y del descuido de las salas maternales, sumado a la falta de higiene en el lugar.

Sin embargo, la falta de vacantes se repite año tras año.

En su mayoría las mamás de niños menores de 45 años deciden trasladarse hasta  Caballito para inscribirlos en algunas de las ofertas educativas de la zona.

Los jardines maternales del Gobierno de la Ciudad se encuentran colapsados y tienen preferencia por niños de la comuna. Por tal motivo las madres del barrio de Boedo suelen quedar excluidas en esta modalidad viéndose en la obligación de enviar a sus hijos a jardines maternales privados.

No obstante en la zona de Caballito las opciones son más variadas y los centros maternales se encuentran en mejores estados que en zonas como Almagro y Boedo.

Los precios suelen variar bastante respecto a los costos de los pocos maternales de la  Comuna 5,pero hasta que la problemática de la faltante de centros educativos maternales se solución en Boedo,Caballito y Flores seguirán siendo una opción válida para las madres.