La Ciudad las distribuye en los puntos de alto tránsito. Fechas y horarios de reparto.

Las Ecobolsas, amplias, resistentes y reutilizables, están hechas con materiales que permiten usarlas reiteradas veces y pueden trasladar, en promedio, la misma cantidad de productos que habría que cargar en tres o cuatro bolsas plásticas. Además, son livianas y flexibles, lo que permite doblarlas y llevarlas en la mochila o la cartera.

El Gobierno porteño repartirá en puntos de alto tránsito, para que las familias tengan a disposición al menos una bolsa en su casa para realizar sus compras.

Puntos de alto tránsito

Lunes 03/07:

Balvanera

Punto de alto tránsito: La Rioja 70, a partir de las 16hs hasta agotar stock.

Martes 04/07:

Balvanera

Punto de alto tránsito: Perón y Boulogne Sur, a partir de las 16hs hasta agotar stock.

Miércoles 05/07:

Balvanera

Punto de alto tránsito: La Rioja 70, a partir de las 16hs hasta agotar stock.

Jueves 06/07:

Balvanera

Punto de alto tránsito: Perón y Boulogne Sur, a partir de las 16hs hasta agotar stock.

Viernes 07/07:

Balvanera

Punto de alto tránsito: La Rioja 70, a partir de las 16 hs hasta agotar stock.

Cómo son las ecobolsas que regalará la Ciudad para hacer las compras

Amplias, resistentes y duraderas, reemplazarán a las de plástico, que a partir del 1º de enero de 2017 no se repartirán más en los supermercados e hipermercados. Aún dos meses antes, ya más del 60% de los vecinos las usa para cuidar al medioambiente.

Cada año, los supermercados, hipermercados y autoservicios de la Ciudad consumen más de 500 millones de bolsas de plástico, no biodegradables, que contaminan el medioambiente.

Para revertir esta situación, el Gobierno porteño firmó una resolución (la número 341/16), a través del la Agencia de Protección Ambiental (APrA), dependiente del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, mediante la cual, a partir del 1º de enero de 2017, los supermercados e hipermercados dejarán de entregar bolsas plásticas en sus líneas de cajas.

Para reemplazarlas, la Ciudad presentó las Ecobolsas. Son amplias, resistentes y reutilizables. Están hechas con materiales que permiten usarlas reiteradas veces y puede trasladar en promedio, la misma cantidad de productos que habría que cargar en tres o cuatro bolsas plásticas. Además, son livianas y flexibles, lo que permite doblarlas y llevarlas en la mochila o la cartera.

Hasta la entrada en vigencia de la medida, el gobierno municipal repartirá 1.000.000 de ellas en puntos de alto tránsito de personas y centros de consumo, para que las familias tengan a disposición al menos una bolsa en su casa.

Según una encuesta realizada por el Gobierno de la Ciudad a meses de su anuncio, crece la conciencia ambiental por parte de los vecinos: el 63% afirmó que ya utiliza changuito o bolsa reutilizable para hacer las compras y, en el caso de aquellos que aún optan por las bolsas de un solo uso, el 80% indicó que estaría dispuesto a cambiar por métodos más amigables con el ambiente para transportar sus compras.

Es que el daño no es menor: por sólo 15 minutos de uso, cada bolsa tarda 150 años en descomponerse.

Con esta medida, se busca modificar la manera en la que los porteños se relacionan con su entorno a partir de cambios culturales, que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida en las generaciones actuales y futuras.

El uso de Ecobolsas evitará además que una gran parte de las bolsas de plástico, que suelen estar sueltas en las calles, donde tapan sumideros, se escurren por los desagües pluviales y forman “diques” que atrapan otros residuos, perjudiquen el funcionamiento del sistema de drenaje de la Ciudad.

Un dato a tener en cuenta: alrededor de un tercio del material que se retira en cada limpieza de los arroyos entubados son bolsas.

La medida colaborará también con el bienestar de la flora y la fauna, especialmente acuáticas. El plástico afecta a las especies, ya que muchas comen partículas que llegan al río o al mar, y ponen en riesgo su supervivencia.

La Resolución 341/16 se enmarca en la Ley 3147, sancionada en 2009 por la Legislatura Porteña. En el texto se ordena la reducción progresiva, hasta el cese final, de la entrega de bolsas no biodegradables.

A su vez, esta Ley se relaciona con el objetivo de la ley 1854 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (conocida como Basura Cero) que apunta a minimizar la generación de residuos.