“La biblioteca argentina para ciegos, la siga es BAC, la biblioteca surgió ya en 1924, asique tenemos noventa y seis años de existencia y es una de las primeras bibliotecas que surgió en América Latina y surgió por la idea de algunas personas ciegas, había tanto varones y mujeres, pensando en una perspectiva de género, y había personas ciegas como personas con vista, digamos solidarias con las personas ciegas, y surgió porque no había imprentas braille en nuestro país, había muy pocos libros en braille, la mayoría llegaban del extranjero, de España, de Francia, y era necesario crear una biblioteca, también pensando que las personas ciegas hacia poco tiempo que habíamos accedido a la educación, piensen que el primer instituto nacional para ciegos se creó hacia 1900, en 1908. Entonces bueno, muchos de ellos eran las personas que habían estudiado en ese instituto y terminado la primaria, habían hecho algunos años más, pero después no tenían trabajo y querían insertarse en la sociedad, lo que nosotros hoy decimos inclusión, vivir una vida plena, estudiar, trabajar, poder formarse, proyectarse, entonces para eso surgió la biblioteca, que desde 1932 se ubica en el barrio de Almagro, nosotros estamos en ese lugar, y tenemos hoy una imprenta braille que produce materiales, tenemos libros en braille, libros en audio y también damos cursos y talleres, damos asesoramiento a quien lo requiere, de pronto se pueden acercar personas que pierden la vista de adultos o familiares que quizás no conoce los recursos que hoy se pueden disponer, como la posibilidad de que nosotros hoy usemos computadora, utilicemos celulares, nos manejemos con las aplicaciones comunes y podamos vivir una vida en plenitud, que ese es el objetivo, pensando desde la igualdad de derechos, ese es el objetivo de la biblioteca”, contó Carlos GARCÍA, vicepresidente de la Biblioteca Argentina para Ciegos –BAC- con sede en el barrio porteño de Almagro.

“Yo soy vicepresidente y, la realidad es que todos hacemos de todo, si bien hay roles mas definidos como por ejemplo la secretaria que se ocupa más de la jefa de personal o la que también realiza actas, todos hacemos de todo, somos una asociación civil sin fines de lucro, somos doce personas en la comisión directiva, luego hay empleados, en la biblioteca hay personal, y después hay también los voluntarios, nosotros digamos de alguna manera también somos voluntarios porque nuestro cargo es ad honorem, somos elegidos por asamblea de socios”, explicó GARCÍA en diálogo con Roberto VILLALOBOS ATLAS y Cintia NEVES.

“Siempre pensar a estas formas no como oposición, sino como se complementan, el braille es el sistema de lectoescritura en el que nos basamos las personas ciegas, sobre todo es importante que los niños lo aprendan, desde chicos, porque lo que permite el braille es una lectura más intima, más directa de lo que se lee, digamos lo que puede significar para una persona que solamente pueda escuchar por ejemplo, ustedes que son lectores con vista, tanto usando la pantalla como lápiz y papel, van leyendo con su propia voz, con su voz interna digamos, entonces sí solamente pudieran escuchar, eso sería un problema, bueno para nosotros es un problema, entonces obviamente los lectores de pantalla lo que nos dan es acceso a toda la información de las webs, a miles de libros que quizás no están en braille porque el braille tiene un tamaño más voluminoso, un libro de doscientas páginas pueden ser seiscientas u ochocientas en braille, son tres o cuatro veces más grande, entonces, lógicamente, la cantidad de libros que uno puede guardar en braille es pequeña respecto a la que puede guardar en una computadora y leerla con lectores de pantalla, pero el braille es insustituible, lo es para las matemáticas, lo es para el aprendizaje de la lengua, de cualquier idioma, lo es para la gente que se dedica a la música por ejemplo también, porque nosotros leemos y escribimos partituras en braille, y no lo podríamos hacer con la computadora eso, solamente basándonos en la computadora, en la escucha, entonces bueno, son dos sistemas que hoy tienen que convivir, yo por ejemplo, yo estudio letras en la facultad de la Universidad de Buenos Aires, y muchísimos apuntes los tomo ahora en la computadora, pero por ejemplo para leer un poema, siempre voy a preferir usar el braille, o para si tengo que dar una clase, voy a tener mis apuntes transcriptos al braille, ahora si tengo que leer una novela de quinientas páginas voy a usar una computadora, entonces tenemos que pensar la accesibilidad no como algo dado, no como una propiedad de una cosa, sino como una relación con los objetos y con los entornos”, indicó el representante de la entidad en el aire de www.radioorion.com.ar, en dúplex con AM 690 y más de treinta y cinco repetidoras asociadas a la Red Orión.

“Yo creo que lo importante es estar en ese camino, creo que la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad que sanciono la ONU en 2006 y ya desde 2008 fue aprobada en la Argentina y tiene rango constitucional, es un buen camino, porque justamente lo que hace es obligar a los Estados a que se cumplan estos derechos. El derecho a la participación, es el que me parece más importante porque abarca todas las esferas”, concluyó en Reporte Urbano, producción declara de interés para la comunicación social de la CABA por la Legislatura Porteña.

Haz clic aquí para escuchar la nota completa.