El Gobierno Nacional compró la confitería El Molino por más de 180 millones de pesos

La histórica confitería pasa a manos estatales con el fin de preservar su arquitectura.

Debido a su valor histórico y cultural, el Estado compró el edificio ubicado en Rivadavia y Callao, donde funcionaba la tradicional Confitería El Molino por una suma de 181.742.000 pesos. A través de la publicación de la Resolución 15-E/2017 en el Boletín Oficial, el Gobierno aprueba el acuerdo de avenimiento entre el Subsecretario de Coordinación del Ministerio del interior, Obras Públicas y Vivienda y las firmas Argital Sociedad Anónima Comercial, Inmobiliaria y Financiera y Rocabren Sociedad Anónima, Comercial, Industrial, Financiera e Inmobiliaria.

«Inscríbase en el Registro de la Propiedad Inmueble de la Capital Federal, a nombre del Estado Nacional, la titularidad del dominio del inmueble ubicado en Avenida Rivadavia 1801/07/15 esquina Avenida Callao 10/20/28/30/32 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires», señala el artículo 2 de la resolución.

El proyecto arquitectónico fue obra de Francisco Gianotti, que la ideó con una cúpula y aguja de 65 metros de altura, una marquesina metálica y refinados vitraux italianos, un estilo que transforma al edificio en una joya mundial, según Ámbito Financiero.

El Molino acompañó desde 1917 la vida intelectual, política y social de la Argentina. Personalidades como Alfredo Palacios, Lisandro de la Torre, Leopoldo Lugones, Carlos Gardel, Oliverio Girondo, Roberto Arlt, Niní Marshall, Libertad Lamarque y Eva Perón pasaron por sus elegantes mesas.

Desde 1997, año de su cierre, el edificio fue declarado monumento histórico nacional por ley del Congreso Nacional, área de protección histórica por el Gobierno porteño y edificio catalogado de alto valor patrimonial.