El Palacio Noel comienza un ciclo de exhibiciones en sus jardines con obras de Vivianne Duchini

El Palacio Noel da comienzo a un ciclo de exhibiciones de escultura en sus jardines con obras de Vivianne Duchini

La presencia necesaria de su arte equino, intenta ser entre otros de sus temas de trabajo, el motivo ideal para este inicio de ciclo en los jardines del Palacio Noel. Las imponentes esculturas en bronce que modela, funde y patina en forma personal, fruto de la simbiosis entre las técnicas clásicas y su original propuesta estética contemporánea agregan hoy ala melodía de las fuentes y el aroma de las plantas en flor, otro imaginario combinado con el sentimiento americano influenciado a la vez, por la estética de la España de los moros.

Organizan: Ministerio de Cultura / Subsecretaria de Gestión Cultural / Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico/ Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco / Asociación Amigos del Museo Fernández Blanco.

La recronstrucción de los jardines del Palacio Noel

Entre los años 1922 y 1924, el Arquitecto Martin Noel diseño y construyó un Palacio como el modelo más preciado de su propuesta estética neocolonial para su uso como residencia particular y la de su hermano Carlos, quien fuera intendente de Buenos Aires ciudad allá por los años 1922 y 1927.
En una Ciudad de influencias francesas e italianas, Noel se esforzó en regresar a las fuentes originales  hispanoamericanas inspirándose en la arquitectura barroca española y colonial, precisamente de tradición limeña, cuzqueña y jesuítica.

Separando los dos pabellones del conjunto edilicio, se desplegó un amplio jardín ecléctico con fuerte impronta andaluza. Si bien no cumple con el requisito de jardín cerrado ni con la disposición laberíntica, ofrece patios revestidos en cerámica de Talavera de la Reina, fuentes, árboles frutales, olivos y plantas de flor. Su diseño se halló determinado por el catastro de la propiedad, pues al ser dos lotes unidos por herencia, en uno se ubicó el edificio principal y en el otro se extendió el jardín en diversas parcelas, intercalando patios, caminos, césped y especies frutales en distintos niveles.

Un tiempo atrás terminaba una esmerada obra de reparación estructural y evocación histórica de los jardines del Palacio Noel, que recuperaron su capacidad espacial, y su espíritu y luminosidad. Se pusieron en valor sus solados, canteros muros, escaleras y bancos ornamentales, restaurándose de forma integral la fuente central. Se replantaron tanto los buxus del diseño original como también árboles frutales y florales, adornando sus canteros y reponiendo macetas en toda su extensión, propiamente pertenecientes al  espíritu de un jardín tipo andaluz. Finalmente, se instalaron novedosos sistemas de riego e iluminación y se les otorgó una mejor accesibilidad.

La puesta en valor de los jardines del Palacio Noel, espacio de alta históricidad, artística y patrimonial, habilita actualmente al público en su recorrido y solaz, una cabal comprensión del complejo edilicio. Posibilita también al Museo la programación en él de diferentes propuestas artísticas y culturales, para el disfrute en plenitud de uno de los espacios verdes más bonitos y emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires.