Empezaron las obras para demoler la estación de trenes de Barrancas de Belgrano

Con la demolición de la estación de trenes de Barrancas de Belgrano, comienza una enorme transformación en ese rincón de la Ciudad. Por allí las vías del ferrocarril Mitre correrán elevadas, lo que implica que la estación Belgrano C tal como se la conoce hoy, desaparecerá.

Por el momento se demolieron algunos restaurantes y oficinas de tres líneas de colectivos (la 64, 55 y 118), que fueron trasladadas. Y la demolición total de la estación ocurrirá en los primeros días de abril. En paralelo se avanza con la construcción de una estación intermedia, con andenes en ambos sentidos y de 180 metros de extensión, desde Pampa hasta Virrey del Pino; funcionará hasta tanto se inaugure el viaducto con las nuevas estaciones en altura.

Estas obras se enmarcan dentro del plan del gobierno nacional de elevar las vías del ramal Mitre – Tigre, entre Olleros y Avenida Congreso, lo que implica eliminar 8 barreras. Además se abrirán cuatro nuevos cruces y dos nuevas estaciones en altura: Belgrano C y Lisandro de la Torre (que ya fue demolida). Esta mega obra -de 2.000 millones de pesos- está financiada por el Ministerio de Transporte de la Nación y es ejecutada por el Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad.

Con las Barrancas de Belgrano como telón de fondo y el Barrio Chino instalado definitivamente como un spot turístico de lunes a lunes, la estación actual provoca un corte brutal en la dinámica barrial; a lo que se suma la informal cabecera de líneas de colectivos. Según las estadísticas de Transporte, las barreras del Mitre permanecen bajas entre 20 y 30 minutos por hora, lo que genera embotellamientos y demoras en los cruces de La Pampa y Juramento.

El viaducto tendrá casi 4 kilómetros y permitirá eliminar 8 barreras: las de Olleros, La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe. Y se abrirán dos nuevos pasos: Echeverría y Roosevelt. La técnica constructiva -mono pila- permite liberar espacios debajo del viaducto, así se podrán diseñar espacios públicos, con mobiliario y zonas de esparcimiento. Se trata de una técnica similar a la que se utiliza en la construcción de los mono rail, con una sola columna; aquí la columna sostendrá el paso de dos rieles.

Según las previsiones del Ministerio de Transporte de la Nación, la obra tendrá un costo de $2.050 millones de pesos y el viaducto debería estar habilitado para marzo de 2019. Este ferrocarril es utilizado diariamente por 100.000 pasajeros.

Eso sí: ojalá los vecinos y usuarios de la Línea Mitre tengan mejor suerte que los de la Línea Roca, que llevan años esperando que las estaciones intermedias dejen de serlo, como por ejemplo las de Villa Domínico, Wilde y Don Bosco.