Frenó para darle comida a un indigente y la grúa se llevó el auto con su hijo adentro

Una mamá se detuvo en Recoleta para ayudar a un indigente. Dejó al nene de siete años dormido dentro del vehículo y a los tres minutos se lo llevaron. Ahora, la van a denunciar por «abandono de persona».

El martes pasado, Miriam, su novio y su pequeño hijo de siete años conocieron casi de casualidad a un indigente discapacitado que pasa sus días en la esquina de Tagle y Pagano, en el barrio porteño de Recoleta. Al ver la precaria situación en la que vive, la mujer y el nene decidieron volver el día siguiente para llevarle comida, abrigo y algunos objetos que permitan hacerle su vida un poco más llevadera.

Poco antes de llegar, el niño se quedó dormido en el asiento de atrás del auto. La madre estacionó a mitad de cuadra y decidió dejarlo durmiendo porque tenía previsto demorarse pocos minutos con la persona a la que querían ayudar. Sin embargo, esos breves segundos fueron suficientes para transformar una obra de bien en uno de los peores momentos de su vida. Mientras estaba con el indigente, una grúa del servicio de acarreo de la Ciudad de Buenos Aires se llevó el auto sin percatarse de que había un niño durmiendo en el interior del vehículo. Increíble, pero real. 

«Cuando estábamos por llegar mi nene, que tiene 7 años, se quedó dormido. Decido dejarlo en el auto para no despertarlo y bajo a dejar las cosas. Vuelvo en un segundo para retirar lo que había quedado en el auto, lo veo y después me quedo hablando con esta persona. Y cuando vuelvo, la grúa se había llevado el auto con mi hijo adentro. Me tardé dos o tres minutos nada más. Yo estaba a unos 40 o 50 metros, volví y no estaba el auto«, relató Miriam al canal TN.

La angustia la invadió. La mujer pensó lo peor hasta que algunos testigos que estaban en el lugar le dijeron que la grúa se lo había llevado. Que no se trataba de un robo. Pero no importaba, la mamá del nene temía lo peor y no sabía qué hacer. Por fortuna, alguien le prestó dinero y pudo desplazarse a la playa de estacionamiento en la que depositan los autos acarreados por mal estacionamiento y que está ubicada detrás de la Facultad de Derecho.

«Empecé a gritar. Todos salieron porque pensaron que me habían robado. Los que vieron todo me dijeron que la grúa se había llevado el auto. Mi cartera quedó adentro del auto. Alguien me dio plata para poder tomarme un taxi», contó la mujer sin sospechar que la cadena de frustraciones y enojos no iba a terminar solo con llegar al lugar en el que estaba su hijo.

«El niño seguía dormido y ahora me van a denunciar»

«Llegué a los gritos, desaforada, diciendo que se habían llevado el auto sin mirar, con el nene adentro y se quedaron pasmados. Empezaron a buscar el auto porque al principio no lo encontraban. Más me angustiaba hasta que lo encontramos. Por suerte el nene seguía durmiendo. No se dio cuenta de nada. Es un milagro. Se despertó después de que lo abracé mientras chequeaba que no le haya pasado nada», agregó Miriam.

En ese momento llamó a su pareja para que la acompañara. Ni los responsables de la grúa ni los oficiales que estaban le ofrecieron disculpas ni le explicaron la situación. Fue ahí que la mujer decidió exigirles que en el comprobante se aclarara que se habían llevado el auto con una persona adentro. Le contestaron que eso sólo era posible con la intervención de la Policía.

«Vino mi novio, exigimos que nos dieran el comprobante. Llamamos a la policía y minutos después vino. Al principio me contuvieron y me dijeron que estaba mal lo que habían hecho. Después uno de los policías habla con el responsable de la grúa y vuelven con un discurso totalmente cambiado. Me dijeron que me iban a hacer una denuncia por abandono de persona. A mí, que estaba ayudando a una persona en situación de calle desde hace 10 años. Me puse a llorar. Pensé que iba a ir presa. Me quería ir», comentó la mujer.

Lo cierto es que además de la denuncia, le cobraron los 750 pesos del acarreo y la multa por mal estacionamiento. «Hice la denuncia en la comisaría pero posiblemente enfrente una denuncia por abandono de persona. Hice la denuncia porque se llevaron un auto sin mirar si había una persona porque lo único que quieren es hacer las cosas rápido y su objetivo es facturar», criticó.

En cuanto a la reacción del hijo, Miriam comentó que lo tomó bien y que incluso era él quien le decía que se tranquilizara. «Después le expliqué toda la situación. Hoy le preguntábamos qué hubiera hecho si se despertaba. Me dijo que se hubiera tirado porque no sabía si lo estaban robando. Eso es lo que más me aterra», sostuvo.

«Si se hubiera tirado del auto me hubieran denunciado por asesinato. Esta gente es capaz de cualquier cosa. Una policía me decía que era una inconsciente por dejarlo en el auto», sentenció.

 

Fuente: Infobae