La plaza Roberto Arlt y será la primera dedicada a la diversidad sexual

Está encerrada entre medianeras en pleno centro porteño, y sin embargo guarda su encanto. Fue un cementerio de pobres y ajusticiados durante la época colonial, un colegio y asilo de huérfanas en el siglo XVIII y también un hospital de mujeres. En el predio funcionó el edificio de Asistencia Pública durante siete décadas hasta que cerró en 1969. Dos años después se construyó la plaza Roberto Arlt, en Esmeralda y Rivadavia. Fue canción del dúo Vivencia en los inicios del rock nacional y en los últimos años quedó deteriorada y vandalizada. Ahora se convertirá en la primera plaza de la diversidad sexual.

Los colores del arcoiris darán el distintivo a la remodelación del predio, porque la idea es que sea un “homenaje y reivindicación de la lucha” del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y trans. “Fomentar la diversidad en el espacio público, que es el lugar donde se produce el sentimiento de pertenencia ciudadana, era algo que queríamos hacer hace tiempo. Y qué mejor que hacerlo en un lugar tan transitado como la plaza Roberto Arlt”, remarcó el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli.

Y la secretaria general de la Federación Argentina LGBT, María Rachid, subrayó a este diario: “Nos parece importante que Buenos Aires tenga un espacio de visibilidad de la diversidad como muchas ciudades del mundo, que también contemple espacios de inclusión laboral para personas trans, por eso le acercamos esta iniciativa del Jefe de Gobierno. Esta plaza será un espacio de visibilidad, de expresión de la cultura LGBT y de oportunidad laboral para un grupo de compañeras y compañeros trans”.

La remodelación de la plaza, que se prevé inaugurar a fines de mayo, plantea un espacio gastronómico teniendo en cuenta su ubicación dentro del circuito turístico de la Ciudad y la existencia de muchas oficinas alrededor. Se reservará un sector para food trucks que serán atendido por personas trans y, además de las gradas de cemento que ya posee la plaza, se colocarán mesas y sillas para los comensales, siempre con los colores emblemáticos del movimiento gay.

Otra de las novedades será un circuito peatonal con el arcoiris LGBT donde instalarán veinte paneles exhibidores para las muestras itinerantes relativas a la diversidad sexual y de género y que unirá la entrada de Rivadavia con el ingreso de Esmeralda. A ello se sumará, un módulo informativo donde los miembros de la federación podrán realizar charlas y actividades y se proyecta hacer un mural en una de las medianeras con la misma temática.

“Este paseo de la diversidad tiene como objetivo hacer un punto de referencia de la diversidad en la Ciudad, con fines turísticos, de homenaje y reivindicación de la lucha del colectivo”, subrayó a Clarín la jefa de Gabinete de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural porteña, Natasha Steinberg.