En la Ciudad lanzan una campaña para prevenir el aneurisma de aorta abdominal

El aneurisma de aorta abdominal prevalece en hombres mayores de 65 años y causa la muerte de aproximadamente más de mil personas al año en la Argentina. El Hospital de Clínicas realiza esta semana chequeos en forma gratuita para la detección temprana y el posible tratamiento

La arteria aorta es la más importante del cuerpo humano, que en los adultos tiene entre 2 y 2,5 cm de diámetro. Ésta arteria da origen a todas las demás del sistema circulatorio excepto las arterias pulmonares, que se originan en el ventrículo derecho del corazón.

La aorta muchas veces puede sufrir una debilidad de algún segmento de su pared, que se dilata formando lo que se denomina como un aneurisma de aorta abdominal (AAA).

Para evitar que esto ocurra, se debe realizar una sola revisación médica durante la vida. Y lo estimable es después de los 60 años. Hasta un 7% de la población masculina mayor de 65 años ha sufrido un aneurisma de aorta abdominal que, si no es detectado a tiempo, en casi la mitad de los casos provoca el fallecimiento del paciente antes de poder llegar al hospital.

«Es una enfermedad con importante frecuencia en hombres mayores de 65 años, y consiste en una dilatación localizada de la pared de la aorta, principal arteria del ser humano. Tener un aneurisma de aorta abdominal se asocia a una alta mortalidad si no se lo descubre o trata a tiempo», comentó el doctor Mariano Ferreira, médico de la división Cirugía Vascular del Hospital de Clínicas que depende de la Universidad de Buenos Aires.

Este nosocomio organiza hasta el día viernes en su sede de Paraguay 2250 entrepiso, la Semana del Aneurisma, orientada a hombres de entre 60 y 80 años, fumadores o también ex fumadores.

«Entre las 8 y las 12 horas, se le realizará a cada interesado en forma gratuita (y sin necesidad de contar con turno previo) una ecografía de abdomen para detectar aneurisma de aorta abdominal. Este método rápido, certero y no invasivo, brinda resultados evaluados por un profesional, y tarda menos de 15 minutos en completarse», indicó el doctor Marcelo Damonte, jefe del servicio de Cirugía Vascular del Hospital de Clínicas.

Según indicó el especialista, esta enfermedad representa la décima causa de muerte en hombres mayores de 65 años. Se estima que en nuestro país,  la población afectada por esta patología supera los 100.000 habitantes y que 1.000 personas fallecen en forma anual por ruptura de un aneurisma.

«La prevalencia es del 5% en personas de 65 años, alcanza un 8% en pacientes de 80 años, 10% en pacientes con antecedentes de cirugía coronaria, más del 15% en pacientes con antecedentes familiares de aneurisma, 60% de los pacientes con aneurisma poplíteo y en el 80% de los pacientes con aneurismas femorales», advirtió Damonte.

El doctor Ferreira aclaró que la campaña en el Hospital de Clínicas se realiza con la finalidad de concientizar a la población acerca de la importancia del diagnóstico temprano de este tipo de afecciones por prevención, y como ya se sabe generalmente no provocan síntomas hasta que se rompe la arteria.

«Las campañas como la que empieza hoy son clave para la salud de muchas personas. Se pueden acercar al hospital donde le realizaremos un chequeo que durará pocos minutos y se puede ir con la tranquilidad de que todo está en orden. En esos minutos se la puede convencer a la persona que viene de que deje de fumar, ya que el tabaco es una de las causas más directas de la aparición de esta enfermedad», indicó el doctor Ferreira.

El aneurisma de aorta abdominal puede ser potencialmente mortal en el caso de que se rompa la arteria. El aneurisma es más común en hombres de edad avanzada y que sean fumadores. Suele aumentar en forma lenta, sin presentar ningún síntoma. A medida que avanza su crecimiento, algunas personas suelen notar una sensación palpitante cerca de la zona del ombligo. El dolor en la espalda, el vientre o los laterales del cuerpo pueden ser síntomas de una ruptura inmediata.

«Dejar de fumar puede ralentizar el crecimiento. Los aneurismas más pequeños solamente necesitan control periódico. Los grandes o que crecen demasiado rápido se deben tratar con cirugía», dijo Ferreira, que además manifestó que se trata de una enfermedad degenerativa. Si se llega a detectar a los 30 o 40 años, es debido a  antecedentes familiares.

Y finalizó diciendo que: «Si no lo tenés a los 60 años, no lo vas a tener nunca. Por eso es importante el examen mediante una ecografía y su detección precoz. El problema no es saber que uno lo tiene, sino que uno no sepa que lo tiene y eso genere una ruptura interna».