Las familias que fueron afectadas hace seis meses por una explosión en Flores todavía no cobraron indemnización

Karina Palermo, Guillermo Ariza, Marisa Kantor, Sebastián Fernández Bustos y Sergio Vinocur eran vecinos cuando una explosión dejó sus casas destruidas. Ello sucedió cuando una contratista de Metrogas estaba renobando caños en la vereda, en la calle Neuquén al 2200, en el barrio porteño de Flores.

“Llegamos a los seis meses y esto no es un cumplemes. Es la representación de una vergüenza. Nos explotaron la casa, no pudimos ni vamos a volver y nos siguen dando vueltas. Metrogas y su contratista juegan con nuestra desesperación”, dijo Sergio el vecino afectado.

 La explosión afectó cuatro dúplex, y dañó una casa lindera. Metrogas se hizo cargo de pagar  a las cinco familias damnificadas el alquiler.

 Gladys, una vecina afectada alertó a  la contratista que estaba cambiando caños en la vereda: “Hay olor a gas”; “No señora, no es de acá”; “¿Cómo no va a ser de acá?, ¿De dónde entonces?”; “No sabemos”, y a las 14:17 se produjo la explosión.

El primer monto que ofrecieron en la mediación fue una cargada. Un desprecio hacia nosotros y el daño que causaron. El segundo siguió muy lejos y tuvo que pasar medio año para que nos ofrecieran un tercer monto, que por cansancio aceptamos”, dijo Guillermo uno de los vecinos.. “No queremos ser millonarios. Nunca lo fuimos ni lo necesitamos. Queremos que nos liquiden en forma justa y que se aseguren que no vuelva a ocurrir. Sentimos que nadie controla”.

Metrogas dijo que la negociación «está en instancias finales, próximas al cierre con la casi totalidad de las familias y que están arribando a acuerdos compensatorios cuyos rubros a indemnizar, incluyen hasta los costos de demolición». Pero las familias dicen que nada avanzó: «Se hacen los distraídos. Mandaron un acuerdo para que lo analicemos y ese texto no cubre todos los alcances ni gastos a los que en forma verbal se habían comprometido. No hay nada escrito, ni firmado. Y otra vez estamos en penumbras».