Legislatura: El bloque ECO camino a ser desarticulado

Primero se fueron los de Graciela Ocaña (CP), lo siguió la deserción de Martín Lousteau hacia la embajada en los EEUU y ahora con la partida de la Coalición Cívica el bloque ECO se desblocó.

“Que primero demuestren que son un bloque y después hablamos”, repetía una y otra vez el ex legislador y hombre fuerte del PRO en la Legislatura, Cristian Ritondo, cuando ECO le exigía el reconocimiento como segunda minoría. La respuesta de Ritondo cobra ahora total sentido.

A poco de constituirse como la segunda fuerza más votada, el sueño de consolidar a ECO como una alternativa de gobierno se hizo añicos. Primero, la escisión de Confianza Pública, la fuerza liderada por Graciela Ocaña, dejó al bloque con menos legisladores que el Frente para la Victoria y por ende relegados en la discusión por la vicepresidencia segunda de la Legislatura. Luego, la decisión de Martín Lousteau, el candidato que casi le arrebata la Ciudad a Horacio Rodríguez Larreta, de aceptar el ofrecimiento de Mauricio Macri para oficiar de embajador en los Estados Unidos, selló la (mala) suerte del espacio.

Ahora, la Coalición Cívica (CC) decidió romper con el interbloque que conformaba junto a Suma+ (responden a Lousteau), el Partido Socialista y el Partido Socialista Auténtico. Si bien la sangría no es muy grande en términos numéricos (la CC tiene sólo dos diputados), sí representa un quiebre simbólico muy fuerte ya que esa fuerza fue una de las principales impulsaras del espacio. De hecho, el candidato a vice de Lousteau fue Fernando Sánchez, un hombre muy cercano a Carrió y dirigente de la CC.

Varias versiones circulan acerca de la ruptura. Algunos aseguran que se trata de la materialización de las diferencias entre Elisa Carrió (líder de la CC) y Lousteau. Otros, más terrenales, aseguran que el bloque jamás funcionó como tal y que la CC busca más independencia para llegar a acuerdos con el PRO. “Salvo en la sesión especial de enero, por el traspaso y otras cuestiones, el bloque no tuvo funcionamiento”, explicó una fuente que conoce muy bien al espacio.

Tampoco hay que soslayar el impacto que tuvo en ECO la decisión de Lousteau de aceptar el cargo de embajador en Estados Unidos. “Habíamos tenido un par de reuniones con él, había un plan para trazar ejes para posicionarnos en las comisiones y en distintos temas, pero el liderazgo que había construido se derrumbó cuando se fue a Estados Unidos”, añadió la misma fuente. Es más, según contaron asesores a este medio, hubo indicaciones para que todo el trabajo estuviera en función de construir la candidatura de Lousteau en 2019. Todo, lógicamente, se desinfló.

Ahora, la suerte de ECO quedó pendiendo de un hilo. Pocos son los que sostendrán la bandera del espacio, sobre todo la “pata izquierda” (PS y PSA), que ya habrían adelantado a sus pares de Suma+ que ante cualquier acuerdo con el PRO, abandonarían el bloque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.