Legislatura: El oficialismo porteño convirtió en ley el enrejado de Plaza de Mayo

Sin mediar votos en contra, el oficialismo logró incorporar algunas modificaciones dentro del Código Urbanístico a los efectos de legalizar la instalación de rejas cerca la tradicional Plaza de Mayo y calles aledañas en el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La votación en el parlamento porteño arrojó un resultado de 33 votos a favor y 22 en contra, aprobando el discutido proyecto que legalizaría el enrejado permanente en la tradicional Plaza de Mayo y calles aledañas. Para que esto sea posible, se han hecho una serie de modificación en el Código Urbanístico donde incorporaron grandes normativas. El proyecto fue propiciado por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y fue aceptada solamente por el bloque oficialista. En tanto, los restantes bloques y fuerzas del parlamento porteño se opusieron rotundamente.

De esta forma se permite la colocación de “un cerco de seguridad (reja) emplazado de modo transversal desde Avenida Hipólito Yrigoyen hasta Av. Rivadavia. Por detrás de la Pirámide de Mayo, a la altura del eje de las calles Defensa y Reconquista” que intenta salvaguardar un problema legal instituido por el inicio de un recurso de amparo que disparó una sentencia judicial de primera instancia, donde su contenido establecía la ilegalidad del enrejado instalado siempre que no fuera emanado por una norma, ya que es lo que confiere a un espacio protegido especial que forma parte del patrimonio histórico de la Ciudad.

El pasado mes de enero, el magistrado Osvaldo Otheguy, perteneciente al Juzgado de primera Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad N° 8, determinó como “ilegal” la instalación del  enrejado en la tradicional Plaza de Mayo que instaló el ejecutivo de la Ciudad por haberse hecho “sin respetar el artículo 4.1.2.2.1 del Código de Planeamiento Urbano”. En el fallo, instó a la parte demandada un plazo de 90 días a los efectos de la «sanción de una ley» que legalice la instalación del enrejado.

Fuerzas opositoras, manifestaron su repudio. El diputado de la Ciudad del bloque Autodeterminación y Libertad, Fernando Vilardo destacó que “esa plaza le corresponde al pueblo, es un espacio de lucha, por eso esta decisión la tendría que tomar el pueblo. Como deciden en contra del pueblo, necesitan poner rejas”. En tanto, Gabriel Solano, de la fuerza Partido Obrero, declaró que “el objetivo es muy claro, es el de cumplir con un fallo judicial; es decir, que la Ciudad estuvo violando la Justicia” y agregó que “la Plaza de Mayo es el centro de la política de nuestro país, tiene que ver con nuestra historia”.

Finalmente, Silvia Gottero, del Bloque Peronista denunció que “este tema requiere del consenso de todos los bloques que integran esta casa, es una plaza que no es sólo de los porteños sino de todos los argentinos” y aseguró que “primero deberían tener la autorización y luego realizar la obra, con esto estamos dejando un antecedente peligroso”.