Luego de 25 años el Buenos Aires Design cierra sus puertas

El 18 de noviembre de éste año, se vence la concesión otorgada por el Gobierno de la Ciudad y ese mismo día cerrará sus puertas el Buenos Aires Design.

El Gobierno porteño nunca le dio respuesta a la empresa IRSA, que a través de Emprendimientos Recoleta, administra el shopping, ni tampoco  a los casi setenta locatarios, la mayoría pymes.

Algunos de los locales que ya se retiraron son Gift Collection; Centro de Diseño Italiano; Iluminación Agüero; Archivos Activos y Schätz, entre otros. La mayoría despidió a sus trabajadores. O sea, más de 500 familias, quedaron sin trabajo.

Desde el Gobierno porteño aseguraron que «en 15 días tendremos una definición, estamos evaluando alternativas».

Ramón Villaveiran, gerente de Asuntos Públicos de IRSA, dijo que «el próximo lunes tenemos una reunión con Juan Franchi, responsable de concesiones del Gobierno de la Ciudad, para instrumentar la salida del predio. Nos retiramos ante la falta de respuesta del gobierno. En los próximos treinta días cerrarán diez locales y si lo evaluamos en términos de negocio, es muy difícil reconstruir el espíritu de un shopping cuando ya comenzaron a irse varias marcas importantes. Los que se fueron, ya no volverán. Nos iremos prolijamente con la decepción de no haber podido continuar».

Guillermo Olszak, dueño del Centro de Diseño Italiano, dijo indignado: «El Jefe de Gobierno ha dado muestra de una ineficiencia pocas veces vista, hace 25 años que saben que el contrato vence en noviembre. Están jugando con los puestos de trabajo y Horacio Rodríguez Larreta no da la cara, nos falta el respeto a nosotros que somos pymes que trabajamos. Invertí 2,5 millones de euros en maquinaria y hasta los voté. No he visto una cosa así en toda mi vida».

Roberto Fontenla, presidente de la Cámara de Empresarios Madereros y Afines, expresó que «le pedí una reunión al Jefe de Gobierno y aún no tuve respuesta. Encima estamos viviendo una situación muy difícil ya que las ventas del sector cayeron un 50% el mes pasado».

Jorge Drimer, dueño de Michael Thonel  dice que «Si IRSA se va, el Gobierno porteño podría nombrar un administrador para que podamos continuar trabajando. Pedimos que no lo cierren, que busquen una solución».