Macri celebra el 25 de Mayo entre protestas. El presidente se refugia en la residencia oficial

Argentina celebra su día patrio del 25 de mayo con Mauricio Macri rodeado de vallas y protestas.

Con la Plaza de Mayo cercada, el presidente se ve obligado a refugiarse en la residencia oficial después del tedeum en la Catedral.

Mauricio Macri y su principal asesor, Jaime Durán Barba, conocen bien la fuerza de una imagen en la nueva política. Con ellas hicieron su campaña y ganaron las elecciones. Pero la imagen que quedará del primer día patrio de Argentina con Macri en el poder es especialmente perjudicial para el presidente. La Plaza de Mayo, corazón de todas las celebraciones en Argentina, amaneció completamente vallada y vacía para impedir que las protestas de un grupo de cooperativistas que habían organizado una pequeña acampada al borde de la plaza llegaran hasta el Presidente.

Lejos de celebrar un 25 de mayo, día en el que Argentina dio en 1810 su primer paso hacia la independencia de España, con fervor popular, Macri lo hace rodeado de seguridad. Tenía previsto invitar a decenas de personas, entre ellos a referentes sociales como Margarita Barrientos, a compartir un locro, la comida típica del interior argentino, en la parte trasera de la Casa Rosada. Sin embargo, la presión de las protestas, sobre todo de empleados públicos, que ya el día anterior tomaron la Plaza de Mayo, hizo que el equipo de seguridad aconsejara que el presidente no estuviera en esa zona mucho tiempo. Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, anunció que habían detenido a un grupo con cócteles molotov que iba a la Plaza de Mayo y aseguró que por eso había más seguridad de la prevista.

Así que Macri asistió al tedeum, la misa en la catedral por el día patrio, y después se marchó rodeado de protección policial a la quinta de Olivos, la residencia presidencial en el norte de la ciudad, donde podrá comer y celebrar tranquilo con sus ministros y otros invitados.

La idea de que Macri no haya podido celebrar con los ciudadanos en la Plaza de Mayo un día tan importante para los argentinos es demoledora para un Gobierno que insiste en trasladar normalidad. Las imágenes oficiales trataban de mostrar esa idea, con las autoridades compartiendo un chocolate con churros, pero en cuanto los canales privados abrían el plano solo se veían policías, militares, armas, vallas y una plaza completamente vacía. Cuando salió de la catedral, Macri se acercó a saludar al pequeño grupo de fieles que habían conseguido atravesar el cerco a la plaza. Todo bastante alejado de la imagen de celebración de un día festivo.

El Ejecutivo, cuando llegó al poder en diciembre, tenía el plan de eliminar las vallas de la zona de la plaza frente a la Casa Rosada, la sede del Gobierno. Llevan ahí desde 2001, cuando empezó la crisis, y se abren y se cierran en función de las protestas. Macri y los suyos siempre han querido quitarlas pero ese momento está muy lejano. Al contrario, cada vez tienen que poner más.

Es muy evidente el contraste de este 25 de mayo con el del año pasado, en el que Cristina Fernández de Kirchner organizó un multitudinario mitin con sus partidarios en la Plaza de Mayo. En las redes sociales los kirchneristas se encargan de mostrar la comparación entre las dos fotografías. Lo que está dejando claro esta celebración es que el kirchnerismo ha perdido el poder y además ni siquiera controla el peronismo pero sigue dominando la calle, mientras Macri, que según las encuestas conserva un notable apoyo popular –aunque está bajando- no tiene capacidad para contrarrestar en la plaza esa fuerza de la oposición.

La participación de Macri en el tedeum, el único acto al que acudirá en la Plaza de Mayo, es ya en sí es especialmente simbólica, porque los Kirchner, por su enfrentamiento con Jorge Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires, no acudían nunca a la catedral. Macri vuelve allí como presidente precisamente cuando la Iglesia argentina, que obedece al Papa, está metiendo mucha presión por la situación provocada por la inflación y el aumento de la pobreza. El arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, lanzó delante de Macri algunos mensajes velados aunque no hubo ninguna crítica directa. «Nadie se tiene que levantar hasta encontrar acuerdos razonables y duraderos», y «no perdamos la sensibilidad por los más pobres» fueron algunas de sus frases.

Según los estudios de la iglesia, desde que llegó Macri hay 1,4 millones de pobres nuevos. Los informes de los obispos son especialmente duros para el macrismo, que evita enfrentarse a ellos. En Argentina está instalada la idea de que el Papa, de origen peronista, está en contra de las políticas de Macri. Cada gesto suyo o de la Iglesia se interpreta en ese sentido.

El Gobierno lo desmiente y Marcos Peña, mano derecha de Macri, asegura que la Iglesia y ellos tienen “la misma agenda de lucha contra la pobreza y la precariedad laboral”. «Compartimos 100% lo que ha dicho Poli. Fueron palabras muy sabias sus pedidos de un país en paz, con prosperidad y de una Argentina que ha cambiado por decisión de los argentinos, que se han dado una nueva oportunidad para rencontrarse este 25 de mayo», dijo Peña al término de la homilía. Macri y Bergoglio han protagonizado esta semana un intercambio amable de cartas con llamadas a la unidad nacional para rebajar la tensión, y esta presencia del presidente en el Te Deum es un nuevo gesto de acercamiento. Pero lo que le preocupa al Papa, que colocó a Argentina en el mismo grupo que Venezuela, Brasil y Bolivia, son los conflictos sociales. Y la imagen que le llegará a Roma del 25 de Mayo demuestra que están lejos de resolverse.

Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.