“Nosotros, Silvana y Adrián, tenemos nuestro taller cerquita de la plaza dorrego, pueden ver nuestros trabajos en PALLAROLS ARGENTUM en Facebook o Instagram y empezamos a trabajar un poco jugando como hacen todos, yo soy  Psicóloga y crecí en el taller viendo como trabajaban Omar, Luisito, y toda la gente con la que fui creciendo en el taller de mi papá y como me gustaban los anillos, las pulseras, los dijes, y me dije a ver cómo los podía hacer, y así fue como me arrimé al taller, dado que había estudiado y trabajado como psicóloga en Casa Cuna. Mi papá ha hecho entre otras obras, el caliz para Juan Pablo II, par Benedicto XVI, los bastones presidenciales, en la familia somos varios los que trabajamos en esta tarea, y a mi papá le dicen el señor de los bastones  y las rosas, y ahí es donde trabajamos y aprendimos y le fuimos tomando el gusto al trabajo con  los diferentes metales, diferentes maderas, con diferentes texturas. Con los años fuimos aprendiendo y apostando, intentando y probando cosas nuevas, dado que hay que aggiornarse a las épocas donde uno vive, y así fueron surgiendo nuevas piezas”, manifestó Silvana PALLAROLS, quien proviene de la familia más reconocida de Artesanos Plateros,  y hoy trabaja en su taller junto a su marido Adrián FEDCZUK en  PALLAROLS ARGENTUM, con sede principal en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

«A Adrian lo conocí en el taller trabajando con mis hermanos, y él también aprendió en el taller, así nos conocimos y así empezamos más de veintipico de años, ya cumplimos bodas de plata. Nosotros depende de lo que la gente pida podemos hacer trabajos en plata, oro, bronce, una de las técnicas que a Adrián le encantan y es que una de las técnicas japonesas y comenzó a realizar trabajos en Koume gane, que es plata y cobre aunque se puede hacer en diferentes oros, y depende de lo que la gente pida, desde un anillo, un llavero, un dije, una buena tabla con maderas nativas ya que tenemos unas hermosas maderas en el norte y sur del país,  con esos materiales que vamos consiguiendo y donde la imaginación nos lleve puede salir un lindo cuchillo, puede salir una daga, lo que nos pidan”, contó enfáticamente PALLAROLS.

«En realidad lo que se trata de hacer es generar ese vínculo con el cliente, que es lo más lindo de experimentar, que es una transferencia del amor, entre el que quiere hacer el regalo o el que se quiere hacer un regalo, y ahí te conecta con el trabajo, entre que materiales vas a usar, como resaltar texturas, técnicas y siempre pensando en el terruño, así como un vino tiene el terruño de la zona, el ARTESANO trata de resaltar las cualidades de los materiales del lugar, las maderas, los metales. Por ejemplo el incienso es noble pero tiene mucha presencia, mucha resina, te va a invadir mucho la tabla, más maderas neutras, tenés la guayubira, el lapacho que es la madera nacional y es la madera más dura, o el roble. Lo que se trata de buscar en las maderas es el contraste cuando uno trata de hacer un diseño, el mokume gane lo que hace con la sobriedad que tiene el arte japonés,  es destacar el material, la técnica, ser sobrio y destacar lo mejor posible la cualidad y los contrastes de la veta de la madera. mokume gane quiere decir madera en metal, y ese arte se ve especialmente en las catanas.  Se resalta técnica con diseño, como ser un monograma, una inicial, siempre con materiales que te da la tierra, el lugar, la plata, la madera, piedras semipreciosas del sur o del norte”, explicó Adrian FEDCZUK  en diálogo con Diego MAGGIO,  para el programa de Roberto VILLALOBOS ATLAS y Cintia NEVES.

“Acá en argentina somos muy materos, y es difícil no hacer mates. Para su confección en lo que se refiere al material, es exactamente lo que sucede con las pipas. Tenemos que ir permanentemente sondeando calidades de maderas, porque por ejemplo las maderas de las pipas son generalmente europeas,  entonces vos tenés que buscar sin que sea la madera europea, hay que utilizar maderas del terruño, y la cualidad fundamental de la madera es la transferencia de temperatura, porque sino la madera se calienta tanto que al final te quema  la mano. En el caso del mate, es exactamente lo mismo. La cualidad de celulosa que tiene la calabaza es sumamente aislante, vos podes poner agua hirviendo adentro y no te quema la mano, para mí el mate más lindo para usar el día a día. Es la calabaza y después lo podes adornar con virolas con plata, bronce, algún diseño en la parte de abajo, la pata, o en la bombilla. Para que el mate sea amable tenerlo en la mano, el material que para mí hay que utilizar es la calabaza, no la madera. El gaucho estaba acostumbrado a tomar el mate fuerte y caliente, las bombillas de plata al ser conductoras de temperatura queman y te lastima, pero se utilizaba la plata porque es antibacteriana. Por eso en la historia y la  mitología que se utilizaba la plata y oro, por ejemplo en el cáliz para celebrar la misa, porque antes era muy peligroso el erpes en la boca por las infecciones y para evitar el contagio se utilizaba la plata. La plata tiene una propiedad electromagnética y estática junto con una reacción química que hace la oxidación, que es justo lo que hoy en día están utilizando en el Conicet para realizar barbijos, tienen nanopartículas de plata y de cobre, se vuelve a la historia y a las cosas primitivas que tienen que ver con el origen“, indicó el artesano al aire de www.radioorion.com.ar, en dúplex con AM 690 y más de treinta y siete retransmisoras asociadas a la Red Orión Argentina.

:: Haz clic aquí para escuchar la nota completa.