Por los recortes a la coparticipación, la Ciudad crea un nuevo impuesto del 1,2% a los consumos con tarjetas de crédito

Diversas pymes de la Ciudad manifiestan su rechazo al moderno impuesto en compras con tarjeta de crédito que regirá desde el mes de Enero de 2021.

“Sin ninguna duda es otro golpe al consumo. Si queremos salir de esta crisis hay que tomar las medidas inversas”, afirmó el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

Las Pequeñas y Medianas Empresas manifestaron su “enfático rechazo” al moderno impuesto al sello que la CABA aplicará a los consumos que se realicen con tarjeta de crédito. Sostuvieron que significa un “golpe al consumo” en un marco de receso en el que lo que se debería propiciar es el aumento del consumo. Y anticiparon que la decisión impulsada por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, “atentará contra la bancarización”, posibilitando las operaciones en efectivo y la informalidad.

«Es insólito, quieren estimular la economía agobiando al que la pone en marcha. En lugar de generar más incentivos para movilizar las ventas y la actividad productiva, le pegamos al cliente», lamentó Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la entidad CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa).

Mediante un comunicado, desde la organización manifestaron un “enfático rechazo” al moderno impuesto a los sellos del 1,2% sobre los consumos que se realicen con tarjeta de crédito. El anuncio fue hecho por el propio gobierno de la Ciudad en la presentación del presupuesto 2021. Aseguraron que “inventar nuevos impuestos solo agravará la situación”, ya que los comercios se encuentran “muy golpeados en sus ventas por la pandemia” y a los usuarios, “que pierden poder adquisitivo por el incremento de precios”.

“Sin ninguna duda es otro golpe al consumo. Si queremos salir de esta crisis hay que tomar las medidas inversas, quitando impuestos para generar más trabajo”, ahondó Díaz Beltrán.

La CABA creará el impuesto al sello de 1,2% en los consumos con tarjeta de crédito, el cargo se observará al final del resumen de la tarjeta de crédito. La explicación oficial se baso en intentar compensar la disminución de los fondos coparticipables que le quitó la Nación. Con este muevo impuesto intentarán recaudar al menos 7.700 millones de pesos. A su vez crearán dos nuevos tributos: la supresión de la exención al Impuesto sobre los Ingresos Brutos a las Leliq (10.600 millones de pesos) y a las operaciones de pases (1.400 millones).

En tanto, diputados porteños de la oposición, también se mostraron en contra del impuesto a las compras con tarjeta de crédito: «Es una locura que quieran ponerle un impuesto a las tarjetas de crédito en la Ciudad”.