Más del 50% de los peregrinos pidió por recuperar su trabajo, mientras que el otro 50% por preservarlo ante el temor de perderlo.

Miles de personas macharon hoy hasta Liniers, al santuario de San Cayetano, en un renovado reclamo por trabajo, que coincide con el regreso del problema de la desocupación entre las principales preocupaciones de la gente, según indican distintos sondeos.

Un trabajo del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom) destaca que más de un 20% de personas asistirá por primera vez a la procesión de San Cayetano y que el pedido por la preservación del empleo aparece como la principal plegaria de los fieles.

El sondeo fue realizado en un total de 72 parroquias y organizaciones barriales de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Santa Fe, Gran Rosario, Córdoba y Mendoza. Allí, se les consultó a los inscriptos si será su primera visita al santuario, si lo harán como un simple ritual o si lo harán para pedir trabajo o para agradecerlo.

El estudio detalla el número de fieles anotados para viajar este año a la fiesta religiosa “es la más alta que se registra desde 1991”. En ese caso, todas las iglesias reconocieron que este año, reclutaron un 20% más de voluntarios para asistir a los fieles, dado que se espera un amplio crecimiento en el número de devotos.

La investigación arrojó que el número de visitantes superará largamente los 500 mil.

A su vez, el sondeo destaca un dato por demás revelador: el 23,5 % de los fieles lo harán por primera vez, siendo que el 12,4 % lo hace para pedir por la preservación de su fuente laboral, el 6,2 para pedir trabajo y el 4,9 restante para agradecer o cumplir una promesa.

Todo, en momentos en que trasciende que el no prevé extender el pacto con los principales empresarios del país que se habían comprometido a no reducir sus plantillas de empleados por 90 días.

En tanto, a nivel general, entre nuevos y asiduos concurrentes, el 43,7 % de los encuestados reconoció que pedirá “por la preservación de su trabajo ante el temor de perderlo”, el 24,6 % venerará al santo “por más trabajo o por mejoras laborales”, el 19,8 % rezará “para conseguir trabajo”, y el 11,9 restante lo hará como un simple ritual “para que no le falte pan y trabajo a su familia”.

Este año a la celebración se le suma un pedido colectivo de trabajadores. Es que organizaciones sociales marcharon desde el santuario de Liniers a Plaza de Mayo para pedir trabajo y reclamar por «las medidas de ajuste del Gobierno».

La confederación de trabajadores de el economía popular CTEP que lidera Juan Grabois -un dirigente muy cercano al Papa Francisco- fue quien encabezó la protesta que caminó a lo largo de 13 kilómetros por la avenida Rivadavia para pedir, entre otras cuestiones, un ‘Salario Universal Complementario’ para los trabajadores de la economía popular y la declaración de la Emergencia Social en el Congreso Nacional.

Los manifestantes hicieron un descanso para recobrar fuerzas en la plaza Flores, donde se sumaron empleados del sector textil, y luego otra segunda parada se realizó en el emblemático cruce de avenida de Mayo y Nueve de Julio, para luego ingresar al casco histórico y desplegarse en la plaza de Mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.