La tradicional Plaza Roma fue renovada en su totalidad dado que se duplicaron los mobiliarios urbanos, se incrementaron las luminarias un 30 por ciento, se triplicó el espacio verde, se reacondicionaron senderos y se instalaron cestos destinados a residuos y reciclaje.

El Gobierno porteño inauguró las recientes obras de puesta en valor de la plaza Roma, que incluye renovación y mejora del predio ubicado en el barrio porteño de San Nicolás. Esta obra tuvo un gasto de $ 23.771.357. El predio fue fundado en el año 1875 como plaza Giuseppe Mazzini, esta plaza verde que asciende a una hectárea de extensión, contiene un gran valor de patrimonio para los vecinos de la Ciudad conforme su historia y su ubicación estratégica en el centro porteño.

Ubicada sobre la propia avenida Leandro N. Alem, este predio de esparcimiento contiene una ubicación estelar, cercana al río, a un paso de la barranca y a pocas cuadras del puerto. Fue un reconocimiento a la unidad italiana, ahí se instauró la estatua de Giuseppe Mazzini que le otorgó la denominación tradicional al espacio verde. El 27 de marzo de 1961, por Ordenanza Municipal, la plaza Mazzini pasó a llamarse “Plaza Roma”. Si bien se modificó su nombre mantuvo su origen, el de los italianos nacionalizados que propiciaron a que la estatua de Mazzini se levante en el mismo lugar que en la actualidad continúa emplazada.

“Esta plaza ha sido históricamente un lugar de esparcimiento, encuentro e integración social; más de cuatro generaciones de porteños han crecido y transitado por estos senderos y deseamos que muchas otras generaciones los puedan disfrutar. Junto a la Comuna 1 encaramos este hermoso proyecto de poner en valor tantos años de historia, respetando la identidad del espacio como patrimonio activo de todos los porteños”, contó Facundo Carrillo, secretario de Atención y Gestión Ciudadana.

La Plaza Roma fue reparquizada con el objetivo de incorporar una cantidad superior de superficie verde absorbente al centro de Buenos Aires. En tanto, se cambiaron los desgastados bancos de estilo romano por equipos con sustento y diseño orgánico de vanguardia con la idea de otorgar comodidad a oficinistas, estudiantes y turistas que la visitan y se encuentran en la plaza para distraerse y encontrarse con la naturaleza del lugar. A su vez se instaló iluminación ornamental para revitalizar el clásico ombú y el monumento de Giuseppe Mazzini.

La iniciativa contempló la reconstrucción de las veredas perimetrales y la mejora del trazado de las calles internas del espacio verde. Paralelamente, se instalaron nuevos cestos papeleros por modernos contenedores con separadores de residuos destinados al reciclaje, y se pintaron recientemente las rejas de los monumentos aledaños.

Gracias a este proyecto aumentó en un 30% la cantidad de luminarias y el mobiliario urbano en un 87%. El espacio verde se incrementó en 2340 metros y se adicionaron además 11 nuevos árboles. La Plaza Roma también tendrá guardianes de plaza que se encuentran integrados al sistema de seguridad de lunes a domingos. Paralelamente, se construyeron a nuevo 2340 m2 de veredas.