La ampliación del ramal, que hoy une Belgrano con Olivos, se inició a fines de abril. La traza actual empieza en el cruce de las avenidas Cabildo y Roosevelt y termina en avenida Maipú y Malaver, en la esquina de la Quinta presidencial. Ahora, la extensión lo llevará a lo largo de Cabildo, desde Belgrano hacia Palermo. Despliegue semejante en una avenida muy compleja (transitada por decenas de líneas de colectivos y utilizada como vía hacia el norte de Buenos Aires) activó los reclamos, que se replican en la calles y se multiplican en las redes sociales.

Actualmente, se está reforzando el pavimento de la avenida, en especial en el sector central que soportará la carga continúa de los colectivos. Así, entre otros lugares, se ven máquinas trabajando a la altura de Federico Lacroze. También en las veredas de Cabildo, desde Santos Dumont hasta Maure.

Los vecinos además deben acostumbrarse a la eliminación de los giros a la izquierda para los autos y a la prohibición de estacionar sobre la avenida. Esas disposiciones junto al desvío de algunos colectivos y el cambio de paradas suman incomodidad. En Cabildo al 800, por ejemplo, se anularon las paradas de las líneas 152, 68, 60, 161, 41 y 67, ubicadas en sentido a General Paz. Se las relocalizó a una cuadra de distancia, entre Teodoro García y Palpa.

Si bien el Metrobus probó ser funcional para los pasajeros -los vecinos en general lo aprueban-, mientras se lo construye ocurren congestionamientos y demoras, en especial en horarios pico. También los comerciantes sufren las consecuencias, porque la zona colapsa y la venta baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.